Ir al contenido principal

El dron de Balzac


Desde el punto de vista geográfico la Comedia Humana abarca toda Francia, pero Balzac pone sus mejores focos sobre su capital. París es, en buena parte de sus novelas, no solo el escenario elegido para desarrollar sus historias, sino, como en la serie "Escenas de la vida parisiense", su principal protagonista. Un mismo escenario en el que se mueven diferentes y variopintos personajes. Desde el París canalla y de los bajos fondos hasta el París del lujo y de los palacetes deslumbrantes. Gracias a Balzac la capital francesa adquiere una entidad literaria indiscutible, comparable al Londres de Dickens o al San Petersburgo de Dostoievski.
Sus descripciones urbanas alcanzan un grado de pormenor y de realismo sin parangón en su época (solo Sue y Hugo le siguen la estela). Balzac nos sumerge en este "admirable kaleidoscopio" y "vasto almacén de placeres" que es París y nos cuenta cómo viven, obran y sueñan sus habitantes. Como dijo Carlos Pujol, Balzac "saborea su París, paladea el carácter de sus calles y de sus casas, cataloga a sus moradores, escudriña todos sus ricncones, analiza todos sus detalles y se admira ante sus infinitos contrastes".
En el comienzo de Ferragus, jefe de los devorantes (1833), nouvelle perteneciente a la Historia de los Trece, Balzac parece utilizar un dron para ofrecernos una perspectiva aérea de la ciudad, de sus barrios y de sus calles: "Hay calles honradas y calles jóvenes... Calles más viejas que viudas viejas, calles estimables... ". Sobrevuela la Rue de la Paix, "ancha, una gran calle"; pasa por encima de la plaza de la Bourse en la isla de Saint-Louis, "dicharachera, activa, prostituida"; se detiene momentáneamente en las decrépitas casuchas de dos ventanas de la Travesière-Saint-Honoré, donde "de piso en piso, se encuentran vicios, crímenes, miseria"; sigue por la Rue Pagevin y finalmente se detiene en la vertical de la angosta Rue Soli. Y hace un zum. Aquí es donde un joven acaba de observar cómo una mujer bella y recatada, de la que está enamorado, se dispone a entrar en un inmueble de dudosa reputación. Y empieza la acción.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…