Ir al contenido principal

El dron de Balzac


Desde el punto de vista geográfico la Comedia Humana abarca toda Francia, pero Balzac pone sus mejores focos sobre su capital. París es, en buena parte de sus novelas, no solo el escenario elegido para desarrollar sus historias, sino, como en la serie "Escenas de la vida parisiense", su principal protagonista. Un mismo escenario en el que se mueven diferentes y variopintos personajes. Desde el París canalla y de los bajos fondos hasta el París del lujo y de los palacetes deslumbrantes. Gracias a Balzac la capital francesa adquiere una entidad literaria indiscutible, comparable al Londres de Dickens o al San Petersburgo de Dostoievski.
Sus descripciones urbanas alcanzan un grado de pormenor y de realismo sin parangón en su época (solo Sue y Hugo le siguen la estela). Balzac nos sumerge en este "admirable kaleidoscopio" y "vasto almacén de placeres" que es París y nos cuenta cómo viven, obran y sueñan sus habitantes. Como dijo Carlos Pujol, Balzac "saborea su París, paladea el carácter de sus calles y de sus casas, cataloga a sus moradores, escudriña todos sus ricncones, analiza todos sus detalles y se admira ante sus infinitos contrastes".
En el comienzo de Ferragus, jefe de los devorantes (1833), nouvelle perteneciente a la Historia de los Trece, Balzac parece utilizar un dron para ofrecernos una perspectiva aérea de la ciudad, de sus barrios y de sus calles: "Hay calles honradas y calles jóvenes... Calles más viejas que viudas viejas, calles estimables... ". Sobrevuela la Rue de la Paix, "ancha, una gran calle"; pasa por encima de la plaza de la Bourse en la isla de Saint-Louis, "dicharachera, activa, prostituida"; se detiene momentáneamente en las decrépitas casuchas de dos ventanas de la Travesière-Saint-Honoré, donde "de piso en piso, se encuentran vicios, crímenes, miseria"; sigue por la Rue Pagevin y finalmente se detiene en la vertical de la angosta Rue Soli. Y hace un zum. Aquí es donde un joven acaba de observar cómo una mujer bella y recatada, de la que está enamorado, se dispone a entrar en un inmueble de dudosa reputación. Y empieza la acción.

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.