Ir al contenido principal

Pensamientos como placas


Fred Vargas, último premio Princesa de Asturias de las Letras, es sin duda una de las escritoras del género policiaco más destacadas de la actualidad. Sus exitosas novelas suelen tener tramas poco convencionales, personajes un tanto excéntricos e incluir elementos o detalles infrecuentes, casi irreales. También suele recurrir a ciertos cultismos científicos, no en vano su especialidad es la arqueozoología. En su novela Que se levanten los muertos (traducción de Helena del Amo, Ediciones Siruela, 2005), por ejemplo, uno de los protagonistas -perteneciente al grupo de investigadores denominados "los tres Evangelistas"- utiliza, de una forma desenfadada y coloquial, el símil de la teoría geológica de la tectónica de placas para describir el estado de sus razonamientos:
"Como las placas de la corteza terrestre que se las ingenian para patinar sobre el resbaladizo y cálido chisme que hay debajo. Sobre la capa en fusión. Es terrible la historia de las placas, que hacen gilipolleces en todos los sentidos sobre la superficie de la tierra. Es imposible que se queden en su sitio. La tectónica de las placas, así es como se llama. Pues bien, en él estaba la tectónica de los pensamientos. Continuos desplazamientos y a veces, inexplicablemente, el empujón. Con los problemas que eso conlleva. Cuando las placas se separan, erupción volcánica." 
Congruentemente, una piedrecita de basalto procedente de una isla griega es clave en la resolución de uno de los asesinatos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).