Ir al contenido principal

Negocios


10 de agosto
En las puertas de la letrina han sido fijados papeles y cartelitos: "Cambio Divina Comedia y arroz por cigarrillos. Dirigirse al capitán X, barraca Y"; "¡Perfumad vuestros condimentos! Gr. 100 pimienta griega exquisita cambio por tabaco. Teniente Y, barraca Z"; "No aficionado repara relojes, compra a cambio de víveres relojes gastados y de poco precio, utilización piezas de repuesto. Capitán C, barraca Y"; "Cambio formulario paquete y formulario carta por pan y cigarrillos"; Gramática alemana y hojitas de afeitar cambio por gramática inglesa y cepillo de dientes nuevo".
Comercio.
Delante de la puerta de la letrina, prisioneros rusos bombean excrementos en sus carros-toneles y -cuando el centinela mira a otro lado- cambian apresuradamente cigarrillos por "Lagergeld" con oficiales italianos que andan por allí con aire indiferente.
En la letrina un ruso, sucio y miserable como la Siberia del zar, está acurrucado, con los pantalones bajados, sobre uno de los pestilentes sitiales y satisface sus necesidades. Delante del ruso se agolpan oficiales italianos y discuten con él ayudándose de gestos. Y de pronto el ruso saca de los meandros fétidos y untuosos de sus pantalones una tajada de pan: y con la mano derecha alarga el pan, y con la izquierda recibe el dinero.
Comercio de pozo negro.

(G. Guareschi, Diario clandestino 1943-1945, Traducción Carlos A. Duval, Ediciones Fides, 3ª edición, Buenos Aires, 1954).  

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…