Ir al contenido principal

Negocios


10 de agosto
En las puertas de la letrina han sido fijados papeles y cartelitos: "Cambio Divina Comedia y arroz por cigarrillos. Dirigirse al capitán X, barraca Y"; "¡Perfumad vuestros condimentos! Gr. 100 pimienta griega exquisita cambio por tabaco. Teniente Y, barraca Z"; "No aficionado repara relojes, compra a cambio de víveres relojes gastados y de poco precio, utilización piezas de repuesto. Capitán C, barraca Y"; "Cambio formulario paquete y formulario carta por pan y cigarrillos"; Gramática alemana y hojitas de afeitar cambio por gramática inglesa y cepillo de dientes nuevo".
Comercio.
Delante de la puerta de la letrina, prisioneros rusos bombean excrementos en sus carros-toneles y -cuando el centinela mira a otro lado- cambian apresuradamente cigarrillos por "Lagergeld" con oficiales italianos que andan por allí con aire indiferente.
En la letrina un ruso, sucio y miserable como la Siberia del zar, está acurrucado, con los pantalones bajados, sobre uno de los pestilentes sitiales y satisface sus necesidades. Delante del ruso se agolpan oficiales italianos y discuten con él ayudándose de gestos. Y de pronto el ruso saca de los meandros fétidos y untuosos de sus pantalones una tajada de pan: y con la mano derecha alarga el pan, y con la izquierda recibe el dinero.
Comercio de pozo negro.

(G. Guareschi, Diario clandestino 1943-1945, Traducción Carlos A. Duval, Ediciones Fides, 3ª edición, Buenos Aires, 1954).  

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…