Ir al contenido principal

Mayo del 68: Una visión

James Jones (1921-1977)

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Yerby, residente en España, que en 1970 publicó Mayo fue el fin del mundo). En los sesenta, la casa del matrimonio Jones en la Île Saint-Louis era punto obligado de reunión de expatriados residentes en la capital francesa o de paso por ella. Desde esta atalaya privilegiada el autor de Ilinois fue testigo presencial de dichos sucesos.
En El alegre mes de mayo Jones nos cuenta, con su habitual solidez narrativa, la progresiva desintegración de una familia americana en París cuyos miembros se ven envueltos, por diferentes motivos, en el vértigo de la revuelta estudiantil. Al margen de este relato de ficción de tintes dramáticos lo que tal vez interese más de la novela hoy en día sea el carácter documental que Jones sabe imprimir a la narración desde el principio, describiendo con objetividad y precisión, día tras día, los movimientos que tuvieron lugar en el reducido ámbito de la orilla izquierda del Sena.
Se trata de la visión personal, escéptica, de un liberal desencantado que quemó los ideales de su juventud luchando en la II Guerra Mundial, y que ha visto demasiadas insensateces como para creer aún en utopías salvadoras y sueños subversivos para cambiar el mundo. Pero tampoco los denosta.  La revolución no pudo ser. Se quiso ser realista y se pidió lo imposible. Debajo de los adoquines no estaba la playa. Ya nada, sin embargo, volvió a  ser como antes.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…