Ir al contenido principal

Mayo del 68: Una visión

James Jones (1921-1977)

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Yerby, residente en España, que en 1970 publicó Mayo fue el fin del mundo). En los sesenta, la casa del matrimonio Jones en la Île Saint-Louis era punto obligado de reunión de expatriados residentes en la capital francesa o de paso por ella. Desde esta atalaya privilegiada el autor de Ilinois fue testigo presencial de dichos sucesos.
En El alegre mes de mayo Jones nos cuenta, con su habitual solidez narrativa, la progresiva desintegración de una familia americana en París cuyos miembros se ven envueltos, por diferentes motivos, en el vértigo de la revuelta estudiantil. Al margen de este relato de ficción de tintes dramáticos lo que tal vez interese más de la novela hoy en día sea el carácter documental que Jones sabe imprimir a la narración desde el principio, describiendo con objetividad y precisión, día tras día, los movimientos que tuvieron lugar en el reducido ámbito de la orilla izquierda del Sena.
Se trata de la visión personal, escéptica, de un liberal desencantado que quemó los ideales de su juventud luchando en la II Guerra Mundial, y que ha visto demasiadas insensateces como para creer aún en utopías salvadoras y sueños subversivos para cambiar el mundo. Pero tampoco los denosta.  La revolución no pudo ser. Se quiso ser realista y se pidió lo imposible. Debajo de los adoquines no estaba la playa. Ya nada, sin embargo, volvió a  ser como antes.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…