Ir al contenido principal

Pequeños burgueses


Los pequeños burgueses no es una de las obras más conocidas de Balzac, ni de las las más valoradas (tal vez porque es inconclusa); pero sin duda es una de las más representativas de su Comedia humana, al menos por lo que atañe a los usos y costumbres de esa porción de la sociedad conocida como pequeña burguesía, a la que Balzac retrata con mano maestra en el París de hacia 1830. La ambición, la codicia, la avaricia, la hipocresía, la especulación y la incansable búsqueda del ascenso social por encima de todo, son temas recurrentes del autor que en esta novela alcanzan altas cotas de gran precisión y penetración pscológica.
El dinero, para los protagonistas de la novela -entre los que destaca este tartufo moderno que es Théodose de la Peyrade- lo es todo. El dinero manda y manda absolutamente. "La sociedad moderna -se dice- no puede tener otra base que la herencia". En Los pequeños burgueses no hay página en la que no se hable o se aluda al dinero, a las rentas o a las dotes. Las dos palabras más utilizadas, y en casi cada página varias veces, son "miles" y "francos". Todo gira alrededor de lo que se tiene o no se tiene y se anhela.
Balzac empezó a trabajar en dicha novela hacia 1843, pero tras sucesivos cambios y abandonos la obra quedó definitivamente interrumpida en los últimos años de la vida del escritor. En realidad, la trama y subtramas desplegadas por Balzac se habían complicado de tal manera que muy posiblemente ni el propio autor sabía cómo salir del embrollo, si es que le interesaba. Porque lo que quería decir ya lo había dicho magistralmente en las doscientas páginas que llevaba ya escritas. Finalmente, Los pequeños burgueses se publicó póstumamente en 1854 con un final postizo de Charles Rabou, sin que se hiciese mención de que el final no era de Balzac. Pero poco importaba, pues cual fuere la conclusión, sabemos que el dinero sigue y seguirá fluyendo. 

Comentarios

  1. Qué inmenso Balzac, esa obra , como el resto, por ejemplo El cura de Tours, refleja con una agudeza sin igual las corrientes salvajes que nos llevan al fracaso social y personal.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra coincidir contigo en la admiración hacia Balzac.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…