Ir al contenido principal

Pequeños burgueses


Los pequeños burgueses no es una de las obras más conocidas de Balzac, ni de las las más valoradas (tal vez porque es inconclusa); pero sin duda es una de las más representativas de su Comedia humana, al menos por lo que atañe a los usos y costumbres de esa porción de la sociedad conocida como pequeña burguesía, a la que Balzac retrata con mano maestra en el París de hacia 1830. La ambición, la codicia, la avaricia, la hipocresía, la especulación y la incansable búsqueda del ascenso social por encima de todo, son temas recurrentes del autor que en esta novela alcanzan altas cotas de gran precisión y penetración pscológica.
El dinero, para los protagonistas de la novela -entre los que destaca este tartufo moderno que es Théodose de la Peyrade- lo es todo. El dinero manda y manda absolutamente. "La sociedad moderna -se dice- no puede tener otra base que la herencia". En Los pequeños burgueses no hay página en la que no se hable o se aluda al dinero, a las rentas o a las dotes. Las dos palabras más utilizadas, y en casi cada página varias veces, son "miles" y "francos". Todo gira alrededor de lo que se tiene o no se tiene y se anhela.
Balzac empezó a trabajar en dicha novela hacia 1843, pero tras sucesivos cambios y abandonos la obra quedó definitivamente interrumpida en los últimos años de la vida del escritor. En realidad, la trama y subtramas desplegadas por Balzac se habían complicado de tal manera que muy posiblemente ni el propio autor sabía cómo salir del embrollo, si es que le interesaba. Porque lo que quería decir ya lo había dicho magistralmente en las doscientas páginas que llevaba ya escritas. Finalmente, Los pequeños burgueses se publicó póstumamente en 1854 con un final postizo de Charles Rabou, sin que se hiciese mención de que el final no era de Balzac. Pero poco importaba, pues cual fuere la conclusión, sabemos que el dinero sigue y seguirá fluyendo. 

Comentarios

  1. Qué inmenso Balzac, esa obra , como el resto, por ejemplo El cura de Tours, refleja con una agudeza sin igual las corrientes salvajes que nos llevan al fracaso social y personal.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra coincidir contigo en la admiración hacia Balzac.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Johnson

Se cumplen 300 años del nacimiento de Samuel Johnson, un escritor tan enorme que por sí solo da nombre a toda una época de la literatura inglesa. Para festejar el aniversario nada mejor que leer alguna de sus obras, o adentrarse en la excepcional Vida de Samuel Johnson , doctor en Leyes , de James Boswell. Por mi parte aprovecho la ocasión para reproducir -ahora con ilustración incluida- la entrada que publiqué en este blog el 2 de marzo de 2007: "El otro vi, tuve en mis manos, una primera edición de Rasselas . Me incliné y la adoré." Así empieza Hilaire Belloc -este lado menos conocido del entrañable monstruo Chesterbelloc- una memorable reseña, recogida en Short Talks with the Dead (1928), de la novela de Samuel Johnson. Historia de Rasselas, príncipe de Abisinia se publicó en 1759 -el mismo año del Candide , de Voltaire, con el que a veces ha sido comparada- y es no sólo uno de los mejores libros del Doctor, sino uno de los más deliciosos productos literarios del siglo XV