Ir al contenido principal

Pequeños burgueses


Los pequeños burgueses no es una de las obras más conocidas de Balzac, ni de las las más valoradas (tal vez porque es inconclusa); pero sin duda es una de las más representativas de su Comedia humana, al menos por lo que atañe a los usos y costumbres de esa porción de la sociedad conocida como pequeña burguesía, a la que Balzac retrata con mano maestra en el París de hacia 1830. La ambición, la codicia, la avaricia, la hipocresía, la especulación y la incansable búsqueda del ascenso social por encima de todo, son temas recurrentes del autor que en esta novela alcanzan altas cotas de gran precisión y penetración pscológica.
El dinero, para los protagonistas de la novela -entre los que destaca este tartufo moderno que es Théodose de la Peyrade- lo es todo. El dinero manda y manda absolutamente. "La sociedad moderna -se dice- no puede tener otra base que la herencia". En Los pequeños burgueses no hay página en la que no se hable o se aluda al dinero, a las rentas o a las dotes. Las dos palabras más utilizadas, y en casi cada página varias veces, son "miles" y "francos". Todo gira alrededor de lo que se tiene o no se tiene y se anhela.
Balzac empezó a trabajar en dicha novela hacia 1843, pero tras sucesivos cambios y abandonos la obra quedó definitivamente interrumpida en los últimos años de la vida del escritor. En realidad, la trama y subtramas desplegadas por Balzac se habían complicado de tal manera que muy posiblemente ni el propio autor sabía cómo salir del embrollo, si es que le interesaba. Porque lo que quería decir ya lo había dicho magistralmente en las doscientas páginas que llevaba ya escritas. Finalmente, Los pequeños burgueses se publicó póstumamente en 1854 con un final postizo de Charles Rabou, sin que se hiciese mención de que el final no era de Balzac. Pero poco importaba, pues cual fuere la conclusión, sabemos que el dinero sigue y seguirá fluyendo. 

Comentarios

  1. Qué inmenso Balzac, esa obra , como el resto, por ejemplo El cura de Tours, refleja con una agudeza sin igual las corrientes salvajes que nos llevan al fracaso social y personal.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra coincidir contigo en la admiración hacia Balzac.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…