Ir al contenido principal

Gambara


La obra maestra desconocida es una de las obras maestras de Balzac más conocidas, pero Balzac tiene una obra maestra desconocida que es un pendant de aquella y que se titula Gambara (disimulen el trabalenguas). El protagonista es Paolo Gambara, un músico italiano emigrado a París que malvive junto a su resignada esposa Marianna, como componedor de instrumentos. Su ambición, no obstante es ser un compositor de genio, a cuyo fin vuelca todas sus energías en una ópera sobre Mahoma que plasme su elevado ideal de la "música imposible". Para Gambara la música es arte y es ciencia. Pero lo que los demás oyen cuando toca sus notas al piano es una aglomeración de notas disonante y sin ningún sentido armónico. Su música solo alcanza cierta coherencia y elevación cuando Paolo está bebido y toca un instrumento de su invención "que podía reemplazar a una orquesta entera, y al que daba el nombre de panharmonicum."
En Gambara (1837) abundan las disquisiciones sobre música y en especial sobre la ópera (tarea en la que al parecer le ayudó Meyerbeer, cuyo Roberto el Diablo se desmenuza a lo largo de una docena de páginas). El conflicto entre el ideal artístico, su búsqueda perpetua y el logro inalcanzable constituye el meollo de esta nouvelle. Al final Gambara y su esposa acaban mendigando en la calle, tocando él con la guitarra pasajes de su nonata ópera, mientras ella, que antes se ha encargado de hacerle beber unos vasos de aguardiente para que toque mejor, pasa el platillo. El párrafo final es sobrecogedor:
"Al ver la moneda de oro el viejo Gambara se echó a llorar; y luego tuvo una reminiscencia de sus antiguos trabajos científicos, y el pobre compositor pronunció, enjugándose las lágrimas, una frase que la circunstancia hizo conmovedora: -El agua es un cuerpo quemado."  

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat