Ir al contenido principal

Gambara


La obra maestra desconocida es una de las obras maestras de Balzac más conocidas, pero Balzac tiene una obra maestra desconocida que es un pendant de aquella y que se titula Gambara (disimulen el trabalenguas). El protagonista es Paolo Gambara, un músico italiano emigrado a París que malvive junto a su resignada esposa Marianna, como componedor de instrumentos. Su ambición, no obstante es ser un compositor de genio, a cuyo fin vuelca todas sus energías en una ópera sobre Mahoma que plasme su elevado ideal de la "música imposible". Para Gambara la música es arte y es ciencia. Pero lo que los demás oyen cuando toca sus notas al piano es una aglomeración de notas disonante y sin ningún sentido armónico. Su música solo alcanza cierta coherencia y elevación cuando Paolo está bebido y toca un instrumento de su invención "que podía reemplazar a una orquesta entera, y al que daba el nombre de panharmonicum."
En Gambara (1837) abundan las disquisiciones sobre música y en especial sobre la ópera (tarea en la que al parecer le ayudó Meyerbeer, cuyo Roberto el Diablo se desmenuza a lo largo de una docena de páginas). El conflicto entre el ideal artístico, su búsqueda perpetua y el logro inalcanzable constituye el meollo de esta nouvelle. Al final Gambara y su esposa acaban mendigando en la calle, tocando él con la guitarra pasajes de su nonata ópera, mientras ella, que antes se ha encargado de hacerle beber unos vasos de aguardiente para que toque mejor, pasa el platillo. El párrafo final es sobrecogedor:
"Al ver la moneda de oro el viejo Gambara se echó a llorar; y luego tuvo una reminiscencia de sus antiguos trabajos científicos, y el pobre compositor pronunció, enjugándose las lágrimas, una frase que la circunstancia hizo conmovedora: -El agua es un cuerpo quemado."  

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.