Ir al contenido principal

Disparar, pero sin odio


Bosco se corrió a un lado. Apuntaba a la cabeza de Morrison.
-¿Disparo ya, jefe? Hace tiempo que espero este momento.
Battalino frunció el ceño.
-Me disgusta, Bosco. Nada tenemos contra el muchacho, si lo matamos es porque el negocio es el negocio. Mátale, sí, pero sin odio.
Morrison retrocedió más, tropezando con un aparador. Los cacharros que había en la vitrina se agitaron (...).
-Bueno, ¿Disparo o no? -preguntó Bosco.
-Dispara, hijo, dispara -accedió Battalino.

(César Torre, Destino marcado. Ediciones Toray, c. 1965). 

Comentarios

  1. Disparar sin odio y por negocio, es la otra manera, El padrino dixit, de matar sin que medie ninguna afrenta personal, es simplemente, negocio, cosa de dinero y ganancias económicas.

    ResponderEliminar
  2. En efecto, es más propio de la mafia que de la leyenda del "viejo oeste".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.