Ir al contenido principal

Espejos


Señala Margit Rowell que en los escritos de Miró -años veinte y treinta- puede  observarse un enérgico rechazo a las reglas y una búsqueda de la trangresión, e indica como características de su escritura epistolar la ingenuidad y el idealismo, sí, pero también la turbulencia de un espíritu díscolo, detectable en una ortografía, gramática y puntuación desordenadas con las que seguramente quiere afianzar su camino hacia la liberación. Esta idea de rebelión sintáctica y semántica absoluta, que proviene sobre todo de los poetas, invade el espíritu compositivo de Mestres Quadreny desde el momento en que entiende el arte como una actividad fundamentalmente moral y poética, añadiendo un gesto de militancia a la manera de Brossa: "el arte no es una fuerza de ataque; es una fuerza de ocupación".

(Marta Cureses, Joan Miró - Mestres Quadreny. Suite miroir. Arola Editors, 2017). 

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.