Ir al contenido principal

Balzac en Goncourt

Jules y Edmond de Goncourt

En el extenso y jugosísimo Diario de los hermanos Jules y Edmond de Goncourt hay numerosas referencias a Honoré de Balzac, al que consideraban uno de sus maestros literarios. La reciente publicación en Renacimiento del Diario. Memorias de la vida literaria (1851-1870), en excelente edición, selección y traducción de José Havel, hay varias muestras de ello.
Por ejemplo, tras releer Los campesinos (septiembe de 1857) escriben: "Nadie ha señalado a Balzac como hombre de Estado; y tal vez sea el más grande hombre de Estado de nuestro tiempo, el único que se haya sumergido hasta el fondo de nuestro malestar, el único que haya visto con perspectiva distanciada el desequilibrio de Francia desde 1789, las costumbres bajo las leyes, los hechos bajo las palabras, la anarquía de los intereses desenfrenados bajo el orden aparente (...). Y es un novelista quien se ha apercibido de ello."
En otro lugar (octubre de 1855) cuentan una escatológica anécdota:
"Balzac dijo cierta noche en una velada de Gavarni: "Quería tener algún día, nombre tan conocido, tan popular, tan célebre, tan glorioso en fin, que me autorizara a..." Figuraos la más grande ambición que se haya metido en cerebro humano desde que el mundo existe; la ambición más imposible, más irrealizable, más montruosa, más olímpica; aquella que ni Luis XIV ni Napoleón tuvieron, aquella que ni Alejandro Magno hubiera podido satisfacer en Babilonia; una ambición prohibida a un dictador, al salvador de una nación, a un papa, a un dueño del mundo... Y entonces Balzac añadió sencillamente. "...un nombre que me autorizase a... tirarme pedos en sociedad y que el mundo encontrase esto muy natural". 

Comentarios

  1. Un hombre de lo más campechano este Balzac... Sé de más gente que opina igual que él. Es un tema de debate bizarro y a la vez importante. ¿Qué pasaría si todo lo que fuera totalmete "natural" se volviera natural? Saludos Jordi

    ResponderEliminar
  2. Entonces seguramente desearíamos aspirar a la contención y a las formalidades.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.