Ir al contenido principal

Balzac en Goncourt

Jules y Edmond de Goncourt

En el extenso y jugosísimo Diario de los hermanos Jules y Edmond de Goncourt hay numerosas referencias a Honoré de Balzac, al que consideraban uno de sus maestros literarios. La reciente publicación en Renacimiento del Diario. Memorias de la vida literaria (1851-1870), en excelente edición, selección y traducción de José Havel, hay varias muestras de ello.
Por ejemplo, tras releer Los campesinos (septiembe de 1857) escriben: "Nadie ha señalado a Balzac como hombre de Estado; y tal vez sea el más grande hombre de Estado de nuestro tiempo, el único que se haya sumergido hasta el fondo de nuestro malestar, el único que haya visto con perspectiva distanciada el desequilibrio de Francia desde 1789, las costumbres bajo las leyes, los hechos bajo las palabras, la anarquía de los intereses desenfrenados bajo el orden aparente (...). Y es un novelista quien se ha apercibido de ello."
En otro lugar (octubre de 1855) cuentan una escatológica anécdota:
"Balzac dijo cierta noche en una velada de Gavarni: "Quería tener algún día, nombre tan conocido, tan popular, tan célebre, tan glorioso en fin, que me autorizara a..." Figuraos la más grande ambición que se haya metido en cerebro humano desde que el mundo existe; la ambición más imposible, más irrealizable, más montruosa, más olímpica; aquella que ni Luis XIV ni Napoleón tuvieron, aquella que ni Alejandro Magno hubiera podido satisfacer en Babilonia; una ambición prohibida a un dictador, al salvador de una nación, a un papa, a un dueño del mundo... Y entonces Balzac añadió sencillamente. "...un nombre que me autorizase a... tirarme pedos en sociedad y que el mundo encontrase esto muy natural". 

Comentarios

  1. Un hombre de lo más campechano este Balzac... Sé de más gente que opina igual que él. Es un tema de debate bizarro y a la vez importante. ¿Qué pasaría si todo lo que fuera totalmete "natural" se volviera natural? Saludos Jordi

    ResponderEliminar
  2. Entonces seguramente desearíamos aspirar a la contención y a las formalidades.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).