Ir al contenido principal

Sentirse mujer

Marise Ferro (1907-1991)


Es pavoroso, en ciertos momentos sentirse mujer; y saber que llevamos, dentro de nosotras, elementos de disgregación que escapan al dominio de nuestra inteligencia. En ciertos momentos, también yo, que me reduzco a frialdad a fuerza de razonar, me siento agitada, desordenada, toda yo física, de la cabeza a los pies, con un cuerpo ávido y tan tico en sensibilidad que fantaseo sobre la vida de mis órganos, como si fuese un paisaje o una idea. Mi animalidad no me humilla, pero me espanta porque me absorbe y me hace sentir debilidad de mi inteligencia. Entonces me abandono, lloro por mí misma, desprecio mi feminidad, y, cuanto más lloro, me desprecio y me abandono, tanto más fuerte me siento. La acuidad de mis sentidos se vuelve más embriagadora que el dolor, y me entrego plenamente a la alegría de sentirme mujer, presa de emociones imponderables, cálida, instintiva e impúdica.

(Marise Ferro, Treinta años, Cristal, 1941. Traducción de A. Esclasans). 

Comentarios

  1. Hola Jorge, en esta frase " Mi animalidad no me humilla, pero me espanta porque me absorbe y me hace sentir debilidad de mi inteligencia", no entiendo muy bien cuando dice: me hace sentir debilidad de mi inteligencia.


    ResponderEliminar
  2. El fragmento citado forma parte de una larga y sutil reflexión que la protagonista de la novela tiene en torno a su amante, y se plantea sus dudas. Ella es consciente de su inteligencia, pero teme que mostrarse tal cual es, con toda su pasión, pueda interpretarse por parte de él como una "debilidad". Esto es lo que, en mi opinión, quiere transmitir la autora de su personaje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).