Ir al contenido principal

Un bizarro y efímero fenómeno

Primera edición española de Pylon (Luis de Caralt, 1947)
(Ilustración de cubierta de P. Clapera)

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términos relativos, no absolutos. Es una de las cuatro novelas que no transcurren en Yoknapatawpha (las otras tres son La paga del soldado, Mosquitos y Una fábula), sino en otro territorio ficticio: New Valois, Franciana, fácilmente identificable con Nueva Orleans, Luisiana. Sus protagonistas son un equipo de barnstorming formado por un piloto, su mujer, un paracaidista y un mecánico, a los que se une un innominado reportero fascinado por su profesión y modo de vida. 
La novela tiene una estructura clásica y varias de sus imágenes y símbolos son deudores de la poética de Eliot, no en vano uno de sus capítulos se titula como uno de sus poemas: "La canción de amor de J. Alfred Prufrock". En 1957 Faulkner dijo, refiriéndose a estos aviadores amantes del riesgo: "Para mí ellos eran un bizarro y fantástico fenómeno de la escena contemporánea, de nuestra cultura en ese determinado momento (...) Eran tan efímeros como la mariposa que hoy nace sin estómago y desaparece mañana."

Comentarios

  1. En esa época los aviadores morían como moscas. Cuenta Bryson en su libro, 1927, que de cada cinco pilotos, morían cuatro. Una verdadera ruleta rusa. Sin contar las condiciones penosas en las que volaban.

    ResponderEliminar
  2. No sabía este dato, pero no me extraña. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…