Ir al contenido principal

Luz premonitoria


"En agosto en Mississippi hay unos cuantos días a mediados de mes en que súbitamente aparece una premonición del otoño, refresca, hay algo diáfano, una calidad luminosa, como si la luz no llegara solo de hoy, sino desde los remotos tiempos clásicos". Así se expresaba William Faulkner a finales de los años cincuenta. Asturias no es Mississippi, pero por estas mismas fechas se producen aquí también súbitos vislumbres otoñales, Este fue precisamente el momento que elegí para leer la novela de Faulkner Luz de Agosto (1932), y tengo que decir que esta vez, luces al margen, la disfruté muchísimo más que la primera vez que la leí, hace ya muchos años. Esta nueva dimensión no solo te la da la experiencia lectora, sino la experiencia de la vida. 
Luz de agosto es una potente, redonda y simbólica narración gótica sureña que posee todos los ingredientes y características literarias del mejor Faulkner. Es difícil, después de haberla leído, olvidarse de sus personajes, en especial de sus protagonistas, el atormentado "blanco negro" Joe Christmas y la inocente y grávida Lena Grove; pero igualmente de los secundarios, desde el desacreditado reverendo Gail Hightower hasta el viejo y fanático Euphues "Doc" Hines, profieriendo: "'Puterío y abominación! ¡Abominación y puterío!".
En España apareció primeramente en catalán en 1965, en traducción de Manuel de Pedrolo. En castellano fue publicada por Argos Vergara quince años más tarde, traducida por Enrique Sordo. Esta última versión, realmente notable, ha sido la utilizada en otras ediciones posteriores de la novela. El cántabro Enrique Sordo Lamadrid trabajó muchos años en la editorial Argos, fundada por Ignacio Agustí en Barcelona, donde coincidió, a mediados de los años sesenta, con el escritor asturiano José Antonio Mases, que trabajaba como corrector de textos. Enrique Sordo fue, además de traductor (del inglés, francés y catalán), poeta, crítico literario y autor de libros de viaje y gastronomía. Pero, por encima de todo, sigue siendo para mí uno de los mejores traductores de Faulkner al castellano.

Comentarios

  1. ¡Excelente!, como siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes, hay lecturas que requieren experiencia y el pasar del tiempo para apreciarlas, encontrar en ellas aquella belleza, iluminación, que pasó inadvertida en la primera lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, ciertas obras solo se aprecian en su plenitud con los años.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.