Ir al contenido principal

Luz premonitoria


"En agosto en Mississippi hay unos cuantos días a mediados de mes en que súbitamente aparece una premonición del otoño, refresca, hay algo diáfano, una calidad luminosa, como si la luz no llegara solo de hoy, sino desde los remotos tiempos clásicos". Así se expresaba William Faulkner a finales de los años cincuenta. Asturias no es Mississippi, pero por estas mismas fechas se producen aquí también súbitos vislumbres otoñales, Este fue precisamente el momento que elegí para leer la novela de Faulkner Luz de Agosto (1932), y tengo que decir que esta vez, luces al margen, la disfruté muchísimo más que la primera vez que la leí, hace ya muchos años. Esta nueva dimensión no solo te la da la experiencia lectora, sino la experiencia de la vida. 
Luz de agosto es una potente, redonda y simbólica narración gótica sureña que posee todos los ingredientes y características literarias del mejor Faulkner. Es difícil, después de haberla leído, olvidarse de sus personajes, en especial de sus protagonistas, el atormentado "blanco negro" Joe Christmas y la inocente y grávida Lena Grove; pero igualmente de los secundarios, desde el desacreditado reverendo Gail Hightower hasta el viejo y fanático Euphues "Doc" Hines, profieriendo: "'Puterío y abominación! ¡Abominación y puterío!".
En España apareció primeramente en catalán en 1965, en traducción de Manuel de Pedrolo. En castellano fue publicada por Argos Vergara quince años más tarde, traducida por Enrique Sordo. Esta última versión, realmente notable, ha sido la utilizada en otras ediciones posteriores de la novela. El cántabro Enrique Sordo Lamadrid trabajó muchos años en la editorial Argos, fundada por Ignacio Agustí en Barcelona, donde coincidió, a mediados de los años sesenta, con el escritor asturiano José Antonio Mases, que trabajaba como corrector de textos. Enrique Sordo fue, además de traductor (del inglés, francés y catalán), poeta, crítico literario y autor de libros de viaje y gastronomía. Pero, por encima de todo, sigue siendo para mí uno de los mejores traductores de Faulkner al castellano.

Comentarios

  1. ¡Excelente!, como siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Qué razón tienes, hay lecturas que requieren experiencia y el pasar del tiempo para apreciarlas, encontrar en ellas aquella belleza, iluminación, que pasó inadvertida en la primera lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, ciertas obras solo se aprecian en su plenitud con los años.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.