Ir al contenido principal

Consejo para escribir una novela

Muriel Spark (1918-2006)

     Me tocó dar consejos a muchos autores y por lo menos en dos casos dio fruto. Así que lo repetiré aquí, gratis. Le resultó útil al tipo de autor que tiene imaginación y quiere escribir una novela, pero no sabe cómo empezar.
       -Le está usted escribiendo una carta a un amigo -era el tipo de cosa que les decía-. Es un amigo muy íntimo y querido, real o, mejor, inventado en su mente como una fijación. Escriba de forma privada, no pública. Sin miedo ni timidez, hasta el final de la carta, como si no fuera a ser publicada nunca, de modo que su verdadero amigo la lea una y otra vez y luego desee recibir más de sus encantadoras cartas suyas. Usted no escribe acerca de la relación entre él y usted; eso lo da por sentado. Sólo le confía una experiemcia que solo él disfrutará leyendo. Lo que tenga que contar le saldrá más espontáneo y sincero que si piensa en numerosos lectores. Antes de empezar la carta ensaye memtalmente lo que va a contar; algo interesante, su historia. Pero no ensaye demasiado, la historia se desarrollará a medida que la va escribiendo, sobre todo si se la escribe a un amigo especial, hombre o mujer, para hacerle sonreir, o reir, o llorar, o lo qie quiera, siempre y cuando sepa que le interesará. No olvide que no debe pensar en el público lector, eso lo desanimaría.

(Muriel Spark, Muy lejos de Kensington, Traducción de Maribel de Juan, Alfaguara, 1991).         

Comentarios

  1. Este consejo gratis me parece de lo más acertado...

    ResponderEliminar
  2. Viniendo de Muriel Spark hay que tenerlo en consideración.

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero escribir una Jorge, pero no tengo éxito en mi intento. Dicen que me falta disciplina, ganas, ilusión. Otras personas dicen que no sirvo para ello, que hoy en día no hay buenos novelistas... etc.
    Pues yo creo que lo tengo todo para escribirla y acabarla, solo me faltan cuatro detalles muy importantes.

    Tu entrada tan excepcional y enriquecedora como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas maneras de abordar una novela, que es como decir que todas valen si sirven para ello. Lo principal, aunque parezca una obviedad, es querer hacerlo, y tratar de hacerlo de la manera que te resulte más fácil o cómoda, de acuerdo con lo que te propones. Eso sí, hace falta insistir, no desalentarse ante las dificultades, seguir adelante en la escritura aunque no nos guste del todo como va quedando (ya habrá tiempo para correcciones y revisiones), leer y aprender de los escritores que nos gustan, no impacientarse si las cosas no salen bien a la primera, tener confianza en lo que se escribe, al margen de lo lo digan... O sea, resumiendo: motivación, perseverancia y paciencia. Y a esperar los resultados.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Premio Nadal 1944

El jurado del primer Premio "Eugenio Nadal" (Café Suizo, Barcelona, 6 de enero de 1945). De izquierda a derecha: Juan Ramón Masoliver, Josep Vergés, Rafael Vázquez Zamora, Joan Teixidor e Ignacio Agustí.  En un artículo titulado "Premios literarios, cartas marcadas", publicado recientemente en un diario digital su autor Daniel Rosell analiza el trasfondo de premios tan prestigiosos como el Nadal y el Planeta a lo largo de su ya larga historia. Refiriéndose al primero de ellos, Rosell escribe: "Siempre hay alguien que recuerda que el el primer premio Nadal lo ganó una desconocida Carmen Laforet, que se impuso a González Ruano, a quien se le había garantizado el premio." Y añade: "Es emotivo, incluso tiene elementos épicos la historia de una joven desconocida que se alza con un galardón literario al que aspiraban los nombres -todos masculinos- consagrados de las letras de entonces, pero ¿por qué no poner el acento en González Ruano? (...) En otra

Pìanos mecánicos

De Los organillos , de Henri-François Rey, publicada a principios de los años sesenta, recordaba más su versión cinematográfica, titulada Los pianos mecánicos como el original francés, que la propia novela. Yo estaba en Cadaqués el verano en que se rodó la película, y tuve la ocasión de ver de cerca a dos de sus intérpretes más conocidos: James Mason y Hardy Krüger. La protagonista femenina era Melina Mercouri, pero a ella no tuve la suerte de verla. El filme lo dirigió Juan Antonio Bardem y, aunnque no es una de sus mejores películas, sí es una de sus producciones internacionales de más éxito comercial. A Henri-François Rey, que pasaba largas temporadas en Cadaqués (Caldeya en la ficción), también lo  tenía visto por el bar Marítim o el café Melitón (título, por cierto, de su última novela). En su momento la novela fue un éxito de ventas y de crítica (llegó a finalista del Goncourt y ganó el Interallié).Leída al cabo de los años puedo asegurar que no solo se sostiene muy bien