Ir al contenido principal

Consejo para escribir una novela

Muriel Spark (1918-2006)

     Me tocó dar consejos a muchos autores y por lo menos en dos casos dio fruto. Así que lo repetiré aquí, gratis. Le resultó útil al tipo de autor que tiene imaginación y quiere escribir una novela, pero no sabe cómo empezar.
       -Le está usted escribiendo una carta a un amigo -era el tipo de cosa que les decía-. Es un amigo muy íntimo y querido, real o, mejor, inventado en su mente como una fijación. Escriba de forma privada, no pública. Sin miedo ni timidez, hasta el final de la carta, como si no fuera a ser publicada nunca, de modo que su verdadero amigo la lea una y otra vez y luego desee recibir más de sus encantadoras cartas suyas. Usted no escribe acerca de la relación entre él y usted; eso lo da por sentado. Sólo le confía una experiemcia que solo él disfrutará leyendo. Lo que tenga que contar le saldrá más espontáneo y sincero que si piensa en numerosos lectores. Antes de empezar la carta ensaye memtalmente lo que va a contar; algo interesante, su historia. Pero no ensaye demasiado, la historia se desarrollará a medida que la va escribiendo, sobre todo si se la escribe a un amigo especial, hombre o mujer, para hacerle sonreir, o reir, o llorar, o lo qie quiera, siempre y cuando sepa que le interesará. No olvide que no debe pensar en el público lector, eso lo desanimaría.

(Muriel Spark, Muy lejos de Kensington, Traducción de Maribel de Juan, Alfaguara, 1991).         

Comentarios

  1. Este consejo gratis me parece de lo más acertado...

    ResponderEliminar
  2. Viniendo de Muriel Spark hay que tenerlo en consideración.

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero escribir una Jorge, pero no tengo éxito en mi intento. Dicen que me falta disciplina, ganas, ilusión. Otras personas dicen que no sirvo para ello, que hoy en día no hay buenos novelistas... etc.
    Pues yo creo que lo tengo todo para escribirla y acabarla, solo me faltan cuatro detalles muy importantes.

    Tu entrada tan excepcional y enriquecedora como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas maneras de abordar una novela, que es como decir que todas valen si sirven para ello. Lo principal, aunque parezca una obviedad, es querer hacerlo, y tratar de hacerlo de la manera que te resulte más fácil o cómoda, de acuerdo con lo que te propones. Eso sí, hace falta insistir, no desalentarse ante las dificultades, seguir adelante en la escritura aunque no nos guste del todo como va quedando (ya habrá tiempo para correcciones y revisiones), leer y aprender de los escritores que nos gustan, no impacientarse si las cosas no salen bien a la primera, tener confianza en lo que se escribe, al margen de lo lo digan... O sea, resumiendo: motivación, perseverancia y paciencia. Y a esperar los resultados.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…