Ir al contenido principal

Consejo para escribir una novela

Muriel Spark (1918-2006)

     Me tocó dar consejos a muchos autores y por lo menos en dos casos dio fruto. Así que lo repetiré aquí, gratis. Le resultó útil al tipo de autor que tiene imaginación y quiere escribir una novela, pero no sabe cómo empezar.
       -Le está usted escribiendo una carta a un amigo -era el tipo de cosa que les decía-. Es un amigo muy íntimo y querido, real o, mejor, inventado en su mente como una fijación. Escriba de forma privada, no pública. Sin miedo ni timidez, hasta el final de la carta, como si no fuera a ser publicada nunca, de modo que su verdadero amigo la lea una y otra vez y luego desee recibir más de sus encantadoras cartas suyas. Usted no escribe acerca de la relación entre él y usted; eso lo da por sentado. Sólo le confía una experiemcia que solo él disfrutará leyendo. Lo que tenga que contar le saldrá más espontáneo y sincero que si piensa en numerosos lectores. Antes de empezar la carta ensaye memtalmente lo que va a contar; algo interesante, su historia. Pero no ensaye demasiado, la historia se desarrollará a medida que la va escribiendo, sobre todo si se la escribe a un amigo especial, hombre o mujer, para hacerle sonreir, o reir, o llorar, o lo qie quiera, siempre y cuando sepa que le interesará. No olvide que no debe pensar en el público lector, eso lo desanimaría.

(Muriel Spark, Muy lejos de Kensington, Traducción de Maribel de Juan, Alfaguara, 1991).         

Comentarios

  1. Este consejo gratis me parece de lo más acertado...

    ResponderEliminar
  2. Viniendo de Muriel Spark hay que tenerlo en consideración.

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero escribir una Jorge, pero no tengo éxito en mi intento. Dicen que me falta disciplina, ganas, ilusión. Otras personas dicen que no sirvo para ello, que hoy en día no hay buenos novelistas... etc.
    Pues yo creo que lo tengo todo para escribirla y acabarla, solo me faltan cuatro detalles muy importantes.

    Tu entrada tan excepcional y enriquecedora como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas maneras de abordar una novela, que es como decir que todas valen si sirven para ello. Lo principal, aunque parezca una obviedad, es querer hacerlo, y tratar de hacerlo de la manera que te resulte más fácil o cómoda, de acuerdo con lo que te propones. Eso sí, hace falta insistir, no desalentarse ante las dificultades, seguir adelante en la escritura aunque no nos guste del todo como va quedando (ya habrá tiempo para correcciones y revisiones), leer y aprender de los escritores que nos gustan, no impacientarse si las cosas no salen bien a la primera, tener confianza en lo que se escribe, al margen de lo lo digan... O sea, resumiendo: motivación, perseverancia y paciencia. Y a esperar los resultados.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).