Ir al contenido principal

Thoreau

David Henry Thoreau (1817-1862)

Sin duda David Henry Thoreau está de moda. En su bicentenario se multiplican las ediciones y reediciones de sus obras. Thoreau es el nuevo profeta en un tiempo de falsos profetas.
Pero no siempre ha habido tanta unanimidad en torno a la figura de este trascendentalista, paladín del conservacionismo y la vida retirada. Como ejemplo, he aquí la opinión de Jacques-Fernand Cahen en La literatura norteamericana (Barcelona, 1953):
",,, el verboso Thoreau ahoga en sermones los raros episodios que hubieran podido excitar el interés. Lo que cabe en una frase como, por ejemplo, que el hábito no hace al hombre ni su felicidad, le ocupa cinco o seis páginas; para probar la vanidad de la buena instalación, de las comodidades, del telégrafo (se saben siempre demasiado pronto las malas noticias), de los diarios (¿no es risible saber que tal princesa inglesa está resfriada?), de los ferrocarriles (se va más deprisa a pie, si se tiene en cuenta el tiempo que hay que invertir en ganar el precio del billete) emplea la misma extensión o acaso más. Todas estas diatribas están bien expresadas en su nervioso estilo, es cierto, pero no se llega jamás al final de tales disquisiciones. Sucede como en esos personajes de la ópera que, de cara al público, cantan: "¡Corramos aprisa, corramos!" y se pasan largos minutos inmóviles. Thoreau concluye treinta y seis páginas de alocuciones diciendo:"Apresurémonos en llegar a esta experiencia", para abandonarla tan pronto como la alcanzó."
"El peor juicio sobre Thoreau es el que nos ofrecen sus miles de admiradores, que leen la obra sentados en un buen sillón, a la luz de una lámpara eléctrica, con una buena calefacción central y demás comodidades. Es el libro de un idealista que sin duda tenía los pies sobre la tierra, pero la mirada entre las nubes."
    

Comentarios

  1. Se puede leer a Thoreau y fantasear con una vida libre de ataduras legales, pero es improbable que sus escritos tengan hoy más consecuencia que esa ensoñación. "Todo lo bueno es libre y salvaje" uno de sus lemas que hoy confundiríamos con un reclamo publicitario.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí Thoreau me inspira mucho. No voy a dejar todo lo que tengo para vivir en una cabaña con una cama y una mesa (como hizo él), pero sus escritos me dan que pensar y eso ya es mucho. En estos días donde el minimalismo está tan de moda, se puede decir que Thoreau fue el primer minimalista y es el padre de un movimiento hoy ya mundial. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que, en el caso de Thoreau una cosa es el mensaje y otro la escritura; y el mensaje es claro que ha calado en mucha gente. Otra cosa es su valoración como escritor.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…