Ir al contenido principal

Thoreau

David Henry Thoreau (1817-1862)

Sin duda David Henry Thoreau está de moda. En su bicentenario se multiplican las ediciones y reediciones de sus obras. Thoreau es el nuevo profeta en un tiempo de falsos profetas.
Pero no siempre ha habido tanta unanimidad en torno a la figura de este trascendentalista, paladín del conservacionismo y la vida retirada. Como ejemplo, he aquí la opinión de Jacques-Fernand Cahen en La literatura norteamericana (Barcelona, 1953):
",,, el verboso Thoreau ahoga en sermones los raros episodios que hubieran podido excitar el interés. Lo que cabe en una frase como, por ejemplo, que el hábito no hace al hombre ni su felicidad, le ocupa cinco o seis páginas; para probar la vanidad de la buena instalación, de las comodidades, del telégrafo (se saben siempre demasiado pronto las malas noticias), de los diarios (¿no es risible saber que tal princesa inglesa está resfriada?), de los ferrocarriles (se va más deprisa a pie, si se tiene en cuenta el tiempo que hay que invertir en ganar el precio del billete) emplea la misma extensión o acaso más. Todas estas diatribas están bien expresadas en su nervioso estilo, es cierto, pero no se llega jamás al final de tales disquisiciones. Sucede como en esos personajes de la ópera que, de cara al público, cantan: "¡Corramos aprisa, corramos!" y se pasan largos minutos inmóviles. Thoreau concluye treinta y seis páginas de alocuciones diciendo:"Apresurémonos en llegar a esta experiencia", para abandonarla tan pronto como la alcanzó."
"El peor juicio sobre Thoreau es el que nos ofrecen sus miles de admiradores, que leen la obra sentados en un buen sillón, a la luz de una lámpara eléctrica, con una buena calefacción central y demás comodidades. Es el libro de un idealista que sin duda tenía los pies sobre la tierra, pero la mirada entre las nubes."
    

Comentarios

  1. Se puede leer a Thoreau y fantasear con una vida libre de ataduras legales, pero es improbable que sus escritos tengan hoy más consecuencia que esa ensoñación. "Todo lo bueno es libre y salvaje" uno de sus lemas que hoy confundiríamos con un reclamo publicitario.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí Thoreau me inspira mucho. No voy a dejar todo lo que tengo para vivir en una cabaña con una cama y una mesa (como hizo él), pero sus escritos me dan que pensar y eso ya es mucho. En estos días donde el minimalismo está tan de moda, se puede decir que Thoreau fue el primer minimalista y es el padre de un movimiento hoy ya mundial. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que, en el caso de Thoreau una cosa es el mensaje y otro la escritura; y el mensaje es claro que ha calado en mucha gente. Otra cosa es su valoración como escritor.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.