Ir al contenido principal

Barataria, al sur de Jefferson

En una de las notas que lord Byron puso al final de su poema El corsario ( 1814) se nos informa de un lugar en la Luisiana llamado Barataria, antiguo refugio de los piratas de Jean Laffitte, y de idéntico nombre que la ínsula que con prudencia y sentido común gobernara Sancho Panza en el Quiijote. La nota está extractada de una gaceta norteamericana, y entre otras cosas dice (utilizo la traducción castellana del poema de Byron publicada en París, por la Librería Americana, en 1827):
"Barataria es una bahía o un brazo de mar estrecho del golfo de Méjico, que atraviesa una comarca rica, pero plana, hasta una milla del río Misisipi, a quince millas más abajo de la Nueva Orleans (...) La isla Barataria está situada a los 29 grados de latitud y a los 92 de longitud. Es tan notable por el buen aire que en ella se respira, como por los escelentes pescados que abundan en aquellos parages."
Así pues, desde la ínsula Barataria, en el delta del Mississippi, y siguiendo el "Viejo" aguas arriba, a unos doscientas millas aproximadamente, se llegaría a la altura de Jefferson, cabeza del condado de Yoknapatawpha, Dos territorios literarios, uno cervantino y otro faulkneriano, relativamente juntos desde el punto de vista geográficos.
William Faulkner vivió en Nueva Orleans durante seis meses en 1925. Se alojó en un apartamento ubicado en un pasaje conocido hoy por el nombre de "Pirate's Alley", que va desde Jackson Square a Royal Street. Allí escribió su primera novela, La paga de los soldados. ¿Conocería Faulkner la existencia de la cercana Barataria? No lo sé. Lo que sí sé es que Faulkner admiraba a Cervantes y leía el Quijote todos los años.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.