Ir al contenido principal

Barataria, al sur de Jefferson

En una de las notas que lord Byron puso al final de su poema El corsario ( 1814) se nos informa de un lugar en la Luisiana llamado Barataria, antiguo refugio de los piratas de Jean Laffitte, y de idéntico nombre que la ínsula que con prudencia y sentido común gobernara Sancho Panza en el Quiijote. La nota está extractada de una gaceta norteamericana, y entre otras cosas dice (utilizo la traducción castellana del poema de Byron publicada en París, por la Librería Americana, en 1827):
"Barataria es una bahía o un brazo de mar estrecho del golfo de Méjico, que atraviesa una comarca rica, pero plana, hasta una milla del río Misisipi, a quince millas más abajo de la Nueva Orleans (...) La isla Barataria está situada a los 29 grados de latitud y a los 92 de longitud. Es tan notable por el buen aire que en ella se respira, como por los escelentes pescados que abundan en aquellos parages."
Así pues, desde la ínsula Barataria, en el delta del Mississippi, y siguiendo el "Viejo" aguas arriba, a unos doscientas millas aproximadamente, se llegaría a la altura de Jefferson, cabeza del condado de Yoknapatawpha, Dos territorios literarios, uno cervantino y otro faulkneriano, relativamente juntos desde el punto de vista geográficos.
William Faulkner vivió en Nueva Orleans durante seis meses en 1925. Se alojó en un apartamento ubicado en un pasaje conocido hoy por el nombre de "Pirate's Alley", que va desde Jackson Square a Royal Street. Allí escribió su primera novela, La paga de los soldados. ¿Conocería Faulkner la existencia de la cercana Barataria? No lo sé. Lo que sí sé es que Faulkner admiraba a Cervantes y leía el Quijote todos los años.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…