Ir al contenido principal

Mosquitos

Humboldt y Bonpland en Sudamérica
(Cuadro de Eduard Ender)


A finales de marzo de 1800 Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland llegan a la misión de los capuchinos de San Fernando de Apure (Venezuela), en la orilla de este río, en plena selva. Humboldt ya había tenido ocasión de conocer la jungla sudamericana, pero en este viaje a través de la tupida espesura vegetal, bajo un calor y una humedad sofocantes, hubo de enfrentarse a múltiples peligros. De todos ellos el peor, la verdadera plaga que les asedió durante los meses que estuvieron navegando por el Orinoco y sus afluentes, no fueron las serpientes, ni los jaguares, ni los pumas, ni los capibaras, ni los caimanes, ni siquiera el escurridizo y legendario “hombre velludo” de la selva que, según los indios, era parecido a un gran simio; sino estos terribles, implacables, omnipresentes insectos picudos y chupadores de sangre que son los mosquitos.
Los más temibles eran los llamados zancudos (género Culex), que se presentaban después de ponerse el Sol. Su trompa es tan larga que cuando se situaban en la cara inferior de las hamacas, atravesaban la lona y las prendas de vestir más gruesas. En ocasiones formaban auténticas nubes espesas, y no podían hablar ni descubrirse la cara sin que la boca y la nariz se llenasen de zancudos. En Mandavaca se encuentran con un viejo misionero que lleva veinte años en la selva, literalmente acribillado por los mosquitos. Escribe Humboldt en Del Orinoco al Amazonas. Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente:
"Con tono lastimero insistió en que viésemos sus piernas, para que un día pudiésemos contar a las gentes del otro lado del océano lo que han de soportar los pobres misioneros en las selvas del Casiquiare. Como cada picadura deja un puntito pardo negruzco, sus miembros aparecían de tal modo manchados por pequeños coágulos de sangre, que apenas se veía la piel blanca."

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…