Ir al contenido principal

Velázquez Riera


Roberto Velázquez Riera fue un periodista, conocido por el pseudónimo de "Robín". En los años sesenta del pasado siglo dirigió el diario ovetense "La Voz de Asturias". Además de su labor periodística "Robín" fue un popular comentarista de radio y conferenciante. Destacó como comediógrafo,. Entre sus títulos: Parador nocturno, Pasaje para la felicidad y La noche humillada. Con su obra La cárcel de tedio llegó a finalista del Premio Lope de Vega.
Velázquez Riera también escribió novela, siendo Una calle en el Infierno su título más conocido. Dicha obra ganó el Premio Aramo y fue publicada en Oviedo por el editor Richard Grandío en 1962. La novela es una especie de Belle de jour, de Joseph Kessel. Julia, la protagonista, es una mujer que pertenece a una familia muy conservadora, extraordinariamente recatada y con novio formal al que no permite el más mínimo desahogo. De noche, sin embargo, se transforma en otra mujer, se maquilla, se viste llamativamente y se adentra en el Infierno, el barrio de peor reputación de la ciudad. Allí se convierte en la amante de "El Tigre", el rey de los bajos fondos.
La escritura de Roberto Velázquez Riera es ágil y funcional, y capta muy eficazmente los dos ambientes por los que transita la novela: el canalla y el de la pequeña burguesía. Al principio de la narración Julia se dice a sí imisma: "Tú naces y mueres todas las noches. Al amanacer no existirás. Eres hija de la oscuridad de la conciencia. Te agitas en un túnel negro." 

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.