Ir al contenido principal

Una cerilla en la oscuridad


En el espléndido relato que da nombre a La cerilla de Faulkner (1998) de César Romero, el protagonista menciona una cita de su autor preferido en uno de sus libros, no recuerda cuál, que dice: "Si entras en un cuarto oscuro y enciendes una cerilla sólo te servirá para ver más esa oscuridad." Tampoco yo he sabido localizar la procedencia de esta cita de Faulkner, pero, con variantes, la he visto mencionada por Javier Marías en una entrevista. Venía a decir que, lo que hace la literatura es parecido a lo que hace una cerilla cuando se la enciende en mitad de la noche. No sirve para iluminar, solo sirve para ver un poco más en la oscuridad.
En un temprano e iluminador ensayo de Ricardo Gullón, "El misterioso William Faulkner", publicado en Cuadernos de Literatura en 1947, cuando la fama de Faulkner estaba bajo mínimos y en España apenas se había traducido su obra, nos habla de sus "libros oscuros": "Oscuros, sí, mas ordenados en su oscuridad, y a trozos esclarecidos por ráfagas de una intuición penetrante, de un instinto que perfora los espíritus más herméticos y ofrece la presa desgarrada y viva todavía, palpitante y sufriente."
Lo que me lleva a pensar en otra cita, esta del británico Havelock Ellis en Impressions and Comments (1914): "La prmera impresión que recibimos cuando nos ponemos delante de una obra de arte sublime es de oscuridad. Pero se trata de una oscuridad semejante a la de una catedral catalana que se va volviendo más luminosa a medida que la contemplamos, poco a poco, hasta que nos revela la sólida estructura que hay tras ella.".

Comentarios

  1. No sé si te refieres a esta cita: “but because thinking it into words even only to himself was like the struck match which doesn’t dispel the dark but only exposes its terror—one weak flash and glare revealing for a second the empty road’s the dark and empty land’s irrevocable immitigable negation.”
    Intruder in the dust, p. 95
    Random House, New York, 1948
    Espero haberte sido útil, me parece que el sentido es que la cerilla acrecienta la sensación de oscuridad, su horror.
    Un abrazo desde La Rioja

    ResponderEliminar
  2. Puede ser esta; si no lo es, se parece mucho. Hace relativamente poco leí "Intruso en el polvo", pero se me pasó por alto.
    Gracias, Francisco. Y abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).