Ir al contenido principal

Jurado Morales

José Jurado Morales (1900-1991)

José Jurado Morales fue un escritor nacido en Linares (Jaén) y residente en Barcelona desde 1924. De profesión farmacéutico, cultivó con preferencia la poesía, con títulos como Nostalgia iluminada (1957), La voz herida (1966) y Sonetos de la mala uva (1971). Con Sombras anilladas (1962) ganó el Premio Ciudad de Barcelona de poesía, y quedó finalista del mismo con l novela La vida juega su carta (1961). Ejerció el periodismo cultural y la crítica literaria en periódicos y revistas, y creó los "Cuadernos del Azor".
La hora de anclar (1959) es una de sus novelas más logradas. Fue uno de los primeros títulos de la editorial Pareja y Borrás, creada, según los editores, "con el propósito de dar a conocer unos nombres que en ese difícil campo de la literatura que es la novela, constituyen una incógnita." La novela de Jurado Morales transcurre en Tossa de Mar, en una época en que todavía el turismo de masas y el desarrollismo no habían causado estragos. La novela tiene puntos de contacto con Los organillos (1962), de Henri-François Rey. Ambas se desarrollan en localidades de la Costa Brava, congregan a un puñado de personajes cosmopolitas y tiene lugar una tragedia que desencadena el desenlace. .
Conocí a Jurado Morales una vez en 1978. Mi amigo Pedro Ugalde acababa de sacar en Ediciones Rondas -de la que era director literario el autor de La hora de anclar- su poemario El libro de Jennifer. Yo había puesto prólogo al libro y fuimos a su casa a darle un ejemplar. Era todo un caballero, amable y educado. Con nosotros tuvo palabras de aliento. A mi me dijo que le había gustado mucho el prólogo. Era muy generoso.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.