Ir al contenido principal

Estrépito y furor




La primera edición en español de The  Sound and The Fury (1929), editada en Argentina en 1947, se tituló literalmente El sonido y la furia. En España se publicó en 1960 por la editorial Aguilar, dentro del tomo II de las Obras Escogidas de Faulkner, y se prefirió el título de El ruido y la furia. Sea cual sea la versión del shakespiriano título, esta novela era la favorita de su autor, una de sus innegables obras maestras y desde luego una de las más importantes del siglo XX. Narra la descomposición de una de las familias más antiguas del condado de Yoknapatawpha, los Compson; pero es también un choque de sangres, una metáfora de la decadencia de los blancos frente al empuje de los negros y su resignada impasibilidad ante las adversidades de la vida.
De las cuatro secciones en que se divide la novela, las dos primeras  -el confuso relato de Benjamin, el hermano pequeño retrasado mental y el neurótico monólogo del suicida Quentin- exhiben la prosa más experimemtal y oscura de Faulkner. Tal vez por eso cada vez que uno lee El sonido y la furia halla nuevos y sorprendentes matices. A modo de ejemplo, un par de detalles, entre otros muchos, me han llamado la atención en una lectura reciente. Uno es que, antes de suicidarse, Quentin coge su cepillo y se lava los dientes. Otro es la grimosa descripción de una autocastración: "Versh me habló de un hombre que se castró a sí mismo. Fue al bosque y se los cortó con una navaja de afeitar, sentado dentro de una zanja. Era una navaja mellada y los tiró para atrás por encima del hombro de un solo movimiento y el chorro de sangre salió a borbotones hacia atrás en línea recta."
En  "1699-1945. Apéndice: Los Compson", que Faulkner redactara a requerimiento de Malcolm Cowley para su Portable Faulkner y que aclara la genealogía de este linaje y el destino de sus supervivientes, se dedican varias páginas a los miembros blancos de la familia y solo media docena de líneas a hablar de los negros sirvientes de la misma. Pero, al final, añade: "Ellos perduraron".        


Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…