Ir al contenido principal

Estrépito y furor




La primera edición en español de The  Sound and The Fury (1929), editada en Argentina en 1947, se tituló literalmente El sonido y la furia. En España se publicó en 1960 por la editorial Aguilar, dentro del tomo II de las Obras Escogidas de Faulkner, y se prefirió el título de El ruido y la furia. Sea cual sea la versión del shakespiriano título, esta novela era la favorita de su autor, una de sus innegables obras maestras y desde luego una de las más importantes del siglo XX. Narra la descomposición de una de las familias más antiguas del condado de Yoknapatawpha, los Compson; pero es también un choque de sangres, una metáfora de la decadencia de los blancos frente al empuje de los negros y su resignada impasibilidad ante las adversidades de la vida.
De las cuatro secciones en que se divide la novela, las dos primeras  -el confuso relato de Benjamin, el hermano pequeño retrasado mental y el neurótico monólogo del suicida Quentin- exhiben la prosa más experimemtal y oscura de Faulkner. Tal vez por eso cada vez que uno lee El sonido y la furia halla nuevos y sorprendentes matices. A modo de ejemplo, un par de detalles, entre otros muchos, me han llamado la atención en una lectura reciente. Uno es que, antes de suicidarse, Quentin coge su cepillo y se lava los dientes. Otro es la grimosa descripción de una autocastración: "Versh me habló de un hombre que se castró a sí mismo. Fue al bosque y se los cortó con una navaja de afeitar, sentado dentro de una zanja. Era una navaja mellada y los tiró para atrás por encima del hombro de un solo movimiento y el chorro de sangre salió a borbotones hacia atrás en línea recta."
En  "1699-1945. Apéndice: Los Compson", que Faulkner redactara a requerimiento de Malcolm Cowley para su Portable Faulkner y que aclara la genealogía de este linaje y el destino de sus supervivientes, se dedican varias páginas a los miembros blancos de la familia y solo media docena de líneas a hablar de los negros sirvientes de la misma. Pero, al final, añade: "Ellos perduraron".        


Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.