Ir al contenido principal

Estrépito y furor




La primera edición en español de The  Sound and The Fury (1929), editada en Argentina en 1947, se tituló literalmente El sonido y la furia. En España se publicó en 1960 por la editorial Aguilar, dentro del tomo II de las Obras Escogidas de Faulkner, y se prefirió el título de El ruido y la furia. Sea cual sea la versión del shakespiriano título, esta novela era la favorita de su autor, una de sus innegables obras maestras y desde luego una de las más importantes del siglo XX. Narra la descomposición de una de las familias más antiguas del condado de Yoknapatawpha, los Compson; pero es también un choque de sangres, una metáfora de la decadencia de los blancos frente al empuje de los negros y su resignada impasibilidad ante las adversidades de la vida.
De las cuatro secciones en que se divide la novela, las dos primeras  -el confuso relato de Benjamin, el hermano pequeño retrasado mental y el neurótico monólogo del suicida Quentin- exhiben la prosa más experimemtal y oscura de Faulkner. Tal vez por eso cada vez que uno lee El sonido y la furia halla nuevos y sorprendentes matices. A modo de ejemplo, un par de detalles, entre otros muchos, me han llamado la atención en una lectura reciente. Uno es que, antes de suicidarse, Quentin coge su cepillo y se lava los dientes. Otro es la grimosa descripción de una autocastración: "Versh me habló de un hombre que se castró a sí mismo. Fue al bosque y se los cortó con una navaja de afeitar, sentado dentro de una zanja. Era una navaja mellada y los tiró para atrás por encima del hombro de un solo movimiento y el chorro de sangre salió a borbotones hacia atrás en línea recta."
En  "1699-1945. Apéndice: Los Compson", que Faulkner redactara a requerimiento de Malcolm Cowley para su Portable Faulkner y que aclara la genealogía de este linaje y el destino de sus supervivientes, se dedican varias páginas a los miembros blancos de la familia y solo media docena de líneas a hablar de los negros sirvientes de la misma. Pero, al final, añade: "Ellos perduraron".        


Comentarios

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta