Ir al contenido principal

El pasado nunca muere




En Réquiem para una mujer (Requiem for a Nun, 1951) Faulkner retoma personajes de Santuario y los sitúa años después en Jefferson, donde tiene lugar el juicio contra Nancy Mannigoe, niñera negra de la hija de Temple Drake y Gowan Stevens, ahora casados, acusada de haber estrangulado a la pequeña. El abogado Gavin Stevens, que veíamos en Gambito de caballo e Intruso en el polvo, ejerce su defensa. La novela -una historia de culpa, remordimiento y redención- tiene una estructura dramática, en tres actos. No es extraño que en 1956 Albert Camus hiciera una adaptación teatral de ella.
Cada uno de los actos lleva un prólogo en el que se narra el origen y desarrollo de las ciudades de Jefferson y Jackson, así como el establecimiento del tribunal de justicia y de la cárcel. Es en estas largas introducciones donde la prosa de Faulkner brilla de una manera esplendorosa, especialmente en "La cárcel (Ni siquiera en total desamparo...)", del tercer acto, que constituye un auténtico tour de force por su larguísmo aliento: la primera frase tiene apenas cuatro líneas; la segunda, que se prolonga hasta el final del prólogo, abarca 37 páginas (de la edición argentina  de Emecé Editores, 1952. La dos únicas ediciones españolas que conozco son en catalán, Rèquiem per una monja, 1967y 1984; traducción de Hortènsia Curell de Carbonell).
La frase más memorable de Réquiem para una mujer es la que pronuncia Gavin Stevens: "El pasado nunca muere". Ni siquiera pasa". Lo mismo puede decirse de Faulkner, para quien el pasado pervive en cada momento de nuetras vidas. "Mi ambición -dijo en cierta ocasión- es ponerlo todo en una sola frase; no solo el presente sino todo el pasado del que depende y sigue adelantando al presente segundo a segundo". 
 
  

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).