Ir al contenido principal

El "inclasificable" de Waterton

El nondescript de Waterton
(Museo Wakefield)

El naturalista y explorador inglés Charles Waterton emprendió su cuarta expedición a la Guayana Británica con el objetivo expreso de hacerse con un animal desconocido y misterioso, el Nondescript ("inclasificable"), que llevaba persiguiendo desde hacía tiempo. Al final, después de múltiples aventuras y penalidades sobrellevadas con espíritu deportivo, Waterton pudo conseguir en 1821 un ejemplar de dicho especímen, aunque solo pudo llevarse a su país la cabeza y los hombros, ya que al parecer era muy pesado.
A la vista del mencionado ejemplar, el nondescript parece ser una hábil fabricación a partir de un mono aullador rojo de los que habitan en Sudamérica. Waterton -que además de excéntrico y bromista era un experto taxidermista- lo manipuló convenientemente para que se asemejase a un hirsuto caballero difunto georgiano. El singular nondescript de Waterton se guarda actualmente en Museo de Wakefield, pueblo cercano a donde nació y en el que el escritor Oliver Goldsmith situó a su célebre vicario. .          

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).