Ir al contenido principal

Mecánica Popular


Cuando era niño en casa estábamos suscritos a Mecánica Popular. Era una de las pocas revistas americanas que llegaban a España (otra era Selecciones del Reader's Digest), La edición en español de Popular Mechanincs, "escrita para que Vd. la entienda", era una ventana abierta a la vida americana, a su way of life y a los avances tecnológicos. En el número de febrero de 1969, por ejemplo, encontramos artículos sobre la vida cotidiana de los astronautas, prospectores con pulmones acuáticos, reparación de frenos motrices, arranque para generador auxiliar, ordeño ultrarrápido, lámparas hechas con un frasco, la casa flotante, etc.
Pero a mi lo qie más me llamaba la atención de la revista eran sus anuncios, en especial dos de ellos. En el primero se veían los retratos de Descartes, Newton y Franklin, y se preguntaba; "¿Cuál era el secreto poder que poseían? ¿Por qué fueron tan notables estos hombres?" La respuesta estaba en que los tres pertenecían a los Rosacruces, "una organización no religiosa que han existido desde hace siglos". Y luego ponían una dirección postal de San José, California, donde pedir el libro El dominio de la vida, "que explica de qué manera puedo aprender a usar las facultades y poderes de la mente".


El otro anuncio era el Charles Atlas. Aparecía una foto suya con el torso desnudo y marcando músculos. Atlas era un "alfeñique" de 44 kilos que se convirtió en "el hombre más perfectamente desarrollado del mundo". Y decía. "Le probaré en 7 días que USTED también puede ser este HOMBRE NUEVO". Para ello bastaba con pedir su libro, en el que explcaba su sistema de "Tensión Dinámica", a una dirección de NuevaYork. Así de fácil.


Solo con pensar en los sabios Rosacruces o con el atlético Charles Atlas, ya excitaba mi imaginación. Pero la verdad es que nunca llegué a contactar con ellos. 

Comentarios

  1. Dons una llàstima que no fessis cas ,ara estaries com el Charles Atlas....

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge, ¿es un secreto muy poderoso?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¿Rosacruces todavía existirá? ¿Estaremos todavía a tiempo? Voy a investigar...

    ResponderEliminar
  4. No os preocupéis, estas cosas excitaban mi imaginación entonces , pero visto ahora ni Atlas te garantizaba un buen cuerpo, ni los Rosacruces una mente poderosa.

    ResponderEliminar
  5. Pues los censores ya estaban en horas bajas, los Rosacruces son una logia teosófica o algo parecido, seguro que estaba prohibida por el Régimen. Esa publicación era pura dinamita, no se conformaba con enseñarte a arreglar el motor de la lavadora, también a convertirte en apuesto y forzudo, sin contar las dotes mentales rosacrucianas. Una publicación la mar de entretenida.

    ResponderEliminar
  6. Y quer lo digas. En los años cincuenta fue todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.