Ir al contenido principal

Mecánica Popular


Cuando era niño en casa estábamos suscritos a Mecánica Popular. Era una de las pocas revistas americanas que llegaban a España (otra era Selecciones del Reader's Digest), La edición en español de Popular Mechanincs, "escrita para que Vd. la entienda", era una ventana abierta a la vida americana, a su way of life y a los avances tecnológicos. En el número de febrero de 1969, por ejemplo, encontramos artículos sobre la vida cotidiana de los astronautas, prospectores con pulmones acuáticos, reparación de frenos motrices, arranque para generador auxiliar, ordeño ultrarrápido, lámparas hechas con un frasco, la casa flotante, etc.
Pero a mi lo qie más me llamaba la atención de la revista eran sus anuncios, en especial dos de ellos. En el primero se veían los retratos de Descartes, Newton y Franklin, y se preguntaba; "¿Cuál era el secreto poder que poseían? ¿Por qué fueron tan notables estos hombres?" La respuesta estaba en que los tres pertenecían a los Rosacruces, "una organización no religiosa que han existido desde hace siglos". Y luego ponían una dirección postal de San José, California, donde pedir el libro El dominio de la vida, "que explica de qué manera puedo aprender a usar las facultades y poderes de la mente".


El otro anuncio era el Charles Atlas. Aparecía una foto suya con el torso desnudo y marcando músculos. Atlas era un "alfeñique" de 44 kilos que se convirtió en "el hombre más perfectamente desarrollado del mundo". Y decía. "Le probaré en 7 días que USTED también puede ser este HOMBRE NUEVO". Para ello bastaba con pedir su libro, en el que explcaba su sistema de "Tensión Dinámica", a una dirección de NuevaYork. Así de fácil.


Solo con pensar en los sabios Rosacruces o con el atlético Charles Atlas, ya excitaba mi imaginación. Pero la verdad es que nunca llegué a contactar con ellos. 

Comentarios

  1. Dons una llàstima que no fessis cas ,ara estaries com el Charles Atlas....

    ResponderEliminar
  2. Hola Jorge, ¿es un secreto muy poderoso?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¿Rosacruces todavía existirá? ¿Estaremos todavía a tiempo? Voy a investigar...

    ResponderEliminar
  4. No os preocupéis, estas cosas excitaban mi imaginación entonces , pero visto ahora ni Atlas te garantizaba un buen cuerpo, ni los Rosacruces una mente poderosa.

    ResponderEliminar
  5. Pues los censores ya estaban en horas bajas, los Rosacruces son una logia teosófica o algo parecido, seguro que estaba prohibida por el Régimen. Esa publicación era pura dinamita, no se conformaba con enseñarte a arreglar el motor de la lavadora, también a convertirte en apuesto y forzudo, sin contar las dotes mentales rosacrucianas. Una publicación la mar de entretenida.

    ResponderEliminar
  6. Y quer lo digas. En los años cincuenta fue todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…