Ir al contenido principal

Charles Waterton

Charles Waterton (1782-1865)

Charles Waterton fue un naturalista y explorador inglés, más conocido por sus excentricidades que por sus descubrimientos científicos. Hizo varios viajes a Sudamérica, fruto de los cuales fue Wanderings in South America (1825), que fue un éxito de ventas y uno de los libros de viajes más leídos de la primera mitad del siglo XIX. En este libro describe sus aventuras y hazañas, entre las cuales se cuentan el haber dormido una noche junto a una gigantesca serpiente coulacanara de catorce pies de largo, y haber cabalgado a lomos de un gran caimán, ante la estupefacción de los porteadores que le acompañaban. Uno de los objetivos de estos viajes era encontrar el veneno woorali, que él consideraba como un inmenso y ansiado tesoro y que al final consiguió.
Waterton pertenecía a una familia católica de mucha raigambre, entre cuyos antepasados se contaban varios santos, entre ellos Santo Tomás Moro. Su residencia en Walton Hall, en el condado de Yorkshire, era un zoológico donde animales de todo tipo campaban a sus anchas. Ningún animal le parecía feo o repulsivo; a todos adoraba fuera de la "rata hanoveriana", a la que culpaba de todos los males que habia padecido su familia  Gustaba de recibir a sus amigos a cuatro patas, como si fuese un perro, y era muy aficionado a subirse a las copas de los árboles. Norman Douglas, en Experiments (1925) nos dice que una vez, estando en Roma, escaló el Castillo de Sant'Angelo y que habiendo alcanzado el ángel de su cúspide, se puso, para mayor emoción,  a la pata coja.
Waterton estuvo en España cuando era joven. En Málaga tenía un tío; y en 1803, en una de sus estancias en la ciudad andaluza, fue sorprendido por una epidemia de vómito negro que dejó centenares de muertos y a la que sobrevivió. Edith Sitwell incluye al squire Waterton en sus Ingleses excéntricos (1933), y dice de él que era un santo varón y un gran caballero, noble, valiente y querido.

Comentarios

  1. Tengo ese libro de la Warton y es una pura delicia ese museo de excéntricos.
    Y "Las confesiones de un bibliófago", de un tal Jorge Ordaz, que me regaló mi querido José Luis Melero. Otra delicia. Un saludo desde Mérida.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Elías, por seguirme y leerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que escribes muy bien, Jorge.Y aprendo un montón contigo. Tengo tu blog enlazado con el mío desde que lo descubrí.

      Eliminar
    2. Gracias, te lo agradezco mucho.

      Eliminar
  3. Qué personajes tan singulares... Yo también lo sería y viviría mil y una aventuras si tuviese dinero por doquier.... El dinero no da la felicidad pero te ayuda a ser un personaje singular :)

    ResponderEliminar
  4. Un tipo encantador, sobre todo para los animales que tenía cerca.Y un poco temerario en el trato con los caimanes.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que parece más de ficción que Mr. Doolitle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…