Ir al contenido principal

Heraldos de una nueva Humanidad

Alfred Henschke "Klabund" (1890-1928)

Poeta, tú eres el heraldo de una nueva Humanidad, eres el sacerdote de un Dios que te ha impuesto la obligación de crear e intuir, no la de juzgar y prejuzgar. Debes guiar al pueblo, y no al populacho; debes ofrecer la palabra, pero no el discurso. No mires ni a la derecha ni a la izquierda; camina por tu recto sendero en el Mundo. ¡Sé justo! ¡Desata de tus ojos la venda y mira a la tierra! ¿No ves a tus pies abrirse flores rojas, azules, doradas? La luz eterna, la luz del sol ¿no brilla sobre tu frente como un santo resplandor= ¿No cruzan tu camino mariposas y aves de espléndido plumaje en la noche que avanza? Por los caminos galopan corceles esbeltos. Los gatos salvajes se agazapan, amansados, junto a luminosos muros. Y próximo al puente florentino, baja la mirada de sus bellos ojos, Beatriz encuentra al poeta enamorado. Siente éste latir con fuerza su corazón. Él,.que tanto ha sufrido y soportado, adquiere ahora una convicción: la de que la felicidad es el fin del género humano. No hemos venido al mundo para ser desgraciados. Haced felices a los hombres, y haréis que sean mejores. Abridles los ojos haciendo que los vielvan al cielo, a los animales, sus hermanos, a la mujer, y mostradlos así, transformados y elevados, felices, regenerados por medio del Arte, por medio de la Literatura, de la Poesía.

(Final del "Epílogo" de la Historia de la Literatura, de Klabund. Editorial Labor, Barcelona, 1937. Traducción de Ernesto Martínez Ferrando, Juan Viñoly y José Mª Quiroga).  

Comentarios

  1. Solo se me ocurre decir que sí. Sí a prucurar el bien propio y ajeno de la mano de la literatura.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego Klabund tenía confianza ciega en que la Literatura tenía que mejorar la Humanidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…