Ir al contenido principal

Heraldos de una nueva Humanidad

Alfred Henschke "Klabund" (1890-1928)

Poeta, tú eres el heraldo de una nueva Humanidad, eres el sacerdote de un Dios que te ha impuesto la obligación de crear e intuir, no la de juzgar y prejuzgar. Debes guiar al pueblo, y no al populacho; debes ofrecer la palabra, pero no el discurso. No mires ni a la derecha ni a la izquierda; camina por tu recto sendero en el Mundo. ¡Sé justo! ¡Desata de tus ojos la venda y mira a la tierra! ¿No ves a tus pies abrirse flores rojas, azules, doradas? La luz eterna, la luz del sol ¿no brilla sobre tu frente como un santo resplandor= ¿No cruzan tu camino mariposas y aves de espléndido plumaje en la noche que avanza? Por los caminos galopan corceles esbeltos. Los gatos salvajes se agazapan, amansados, junto a luminosos muros. Y próximo al puente florentino, baja la mirada de sus bellos ojos, Beatriz encuentra al poeta enamorado. Siente éste latir con fuerza su corazón. Él,.que tanto ha sufrido y soportado, adquiere ahora una convicción: la de que la felicidad es el fin del género humano. No hemos venido al mundo para ser desgraciados. Haced felices a los hombres, y haréis que sean mejores. Abridles los ojos haciendo que los vielvan al cielo, a los animales, sus hermanos, a la mujer, y mostradlos así, transformados y elevados, felices, regenerados por medio del Arte, por medio de la Literatura, de la Poesía.

(Final del "Epílogo" de la Historia de la Literatura, de Klabund. Editorial Labor, Barcelona, 1937. Traducción de Ernesto Martínez Ferrando, Juan Viñoly y José Mª Quiroga).  

Comentarios

  1. Solo se me ocurre decir que sí. Sí a prucurar el bien propio y ajeno de la mano de la literatura.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego Klabund tenía confianza ciega en que la Literatura tenía que mejorar la Humanidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.