Ir al contenido principal

Ovetensia

De izquierda a derecha: Manuel García Rubio, José Paredes (pintor), 
Fernando Fonseca, Pepe Monteserín, Fermín Santos (editor) y Jorge Ordaz,
en el café Chelsea. (Foto: "La Nueva España").


Ayer se presentó en Oviedo, en el café Chelsea, el libro colectivo Ovetensia (Forma y verbo). Se trata de un libro de arte. en edición de bibliófilo, que recoge cuatro textos, inspirados en Oviedo, de distintos autores -Pepe Monteserín, Manuel García Rubio, Fernando Fonseca y Jorge Ordaz- ilustrados con sendas estampas calcográficas del pintor José Paredes. El prólogo es de Juan Carlos Gea y lo ha publicado Fermín Santos López en su editorial artesanal Pata Negra, de Oviedo. La edición consta de una tirada de 38 ejemplares, numerados y firmados por los autores, sobre papel Gravart-Art y Croquis de la Casa Vendrell.
"Toda ciudad es una caja. Un contenedor con la tapa más o menos entreabierta (a veces, como Oviedo, más o menos entrecerrada) atestado de trastos, gentes, imágenes, historias y otra infinidad de cajas; estas sí, con puertas que tienden a vedar el paso: viviendas, almacenes, dependencias administrativas, establecimientos comerciales, iglesias, prostíbulos, conventos." (Del prólogo de Juan Carlos Gea).   

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).