Ir al contenido principal

La erupción del Vesubio de 1779

La erupción del Monte Vesubio la noche del
8 de agosto de 1779, por Pietro Fabris.

En el tomo XXXVIII de El Viagero Universal, o noticia del mundo antiguo y nuevo (1801), "obra recopilada de los mejores viageros por D. P. E. P. (o sea, el escolapio y hombre de letras Pedro Estala), viene una descripción del Monte Vesubio y se citan sus principales erupciones históricas, en especial la del año 1779, que con tanto detalle describiera el anticuario y vulcanólogo inglés Sir William Hamilton.
El día 8 de agosto, a las nueve de la noche, vio elevarse de su cráter una enorme columna de fuego humeante que llegó alcanzar una altura de mil ochocientas toesas. "Las materias que caían todo al rededor en forma de lluvia, aumentaban singularmente el volumen y el resplandor de esta gran columna de fuego: el mar reverberaba muy a lo lejos la luz, y parecía un golfo inflamado; la luz era tan clara, que en Nápoles se podía leer la letra más menuda."
La población estaba aterrorizada. "No se oía por todas partes mas que gritos y alaridos; la confusión era completa en toda la ciudad: rompían las puerrtas de las iglesias, pedían a gritos se sacase en público la sangre de San Genaro, amenazando quemar el palacio del arzobispo: robaban velas, para encenderlas delante de las imágenes, y los que esperaban sacar provecho del tumulto, eran los que más lo promovían..."
De aquella erupción vesubiana dejó ducho Hamilton:"Jamás han visto ojos humanos un espectáculo semejante."

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).