Ir al contenido principal

La mirada de la secretaria

Theodora Bosanquet (1880-1961)
Theodora Bosanquet, que fue la secretaria de Henry James a partir de 1907 y hasta el final de sus días, publicó en 1924 una breve remembranza de su empleador titulada Henry James at Work. Gracias a su testimonio sabemos algunas cosas acerca de los hábitos de trabajo del autor de Los embajadores. Su estudio estaba en el piso superior de su casa de Rye, en una habitación que daba a la calle Lamb, pero en verano prefería trabajar en la llamada "habitación del jardín", más espaciosa. Allí solía dictar sus novelas y la señorita Bosanquet se encargaba con paciente diligencia de pasar sus palabras a la máquiina Remington.
En estos años James dictó volúmenes de memorias y obras de teatro -que fueron un fiasco-. así como  relatos cortos y novelas con el estilo característico de esta última etapa, construido a base de frases largas, sinuosas y alambicadas, consecuencia en gran parte de su costumbre de dictar en vez de escribir. "Soy demasiado difuso cuando dicto", hubo de reconocer el propio James.
En esta época James estaba también embarcado en la edición definitiva de sus obras, la llamada edición de Nueva York, que sería publicada a partir de 1909. Su principal tarea, además de preparar los prefacios a sus obras, era la revisión y corrección de textos. En muchos casos no le gustaba cómo habían sido redactados algunas de sus narraciones antiguas. Si de él hubiera dependido Daisy Miller, por ejemplo, habría sido excluida de sus obras completas, aunque finalmente su popularidad entre los lectores le habría persuadido de lo contrario:
Como buena profesional la señorita Bosanquet no se refiere en su libro a intimidades de su jefe ni nos revela ningún secreto. Más que a un Henry James en pantuflas lo que vemos es a un Henry James que trabaja sin perder la compostura. Pero la mirada de la secretaria nos deja algunos vislumbres sutiles: "Cuando salia del refugio de su estudio al mundo y miraba a su alrededor, veía un lugar de tormento, donde criaturas de presa hundían sus garras perpetuamente en la carne temblorosa de los condenados e indefensos hijos de la noche." 

Comentarios

  1. Qué elegante,perspicaz y discreta la señorita Bonsaquet.

    ResponderEliminar
  2. Qué elegante,perspicaz y discreta la señorita Bonsaquet.

    ResponderEliminar
  3. Digamos que fue la secretaria perfecta. Al menos para James.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.