Ir al contenido principal

La mirada de la secretaria

Theodora Bosanquet (1880-1961)
Theodora Bosanquet, que fue la secretaria de Henry James a partir de 1907 y hasta el final de sus días, publicó en 1924 una breve remembranza de su empleador titulada Henry James at Work. Gracias a su testimonio sabemos algunas cosas acerca de los hábitos de trabajo del autor de Los embajadores. Su estudio estaba en el piso superior de su casa de Rye, en una habitación que daba a la calle Lamb, pero en verano prefería trabajar en la llamada "habitación del jardín", más espaciosa. Allí solía dictar sus novelas y la señorita Bosanquet se encargaba con paciente diligencia de pasar sus palabras a la máquiina Remington.
En estos años James dictó volúmenes de memorias y obras de teatro -que fueron un fiasco-. así como  relatos cortos y novelas con el estilo característico de esta última etapa, construido a base de frases largas, sinuosas y alambicadas, consecuencia en gran parte de su costumbre de dictar en vez de escribir. "Soy demasiado difuso cuando dicto", hubo de reconocer el propio James.
En esta época James estaba también embarcado en la edición definitiva de sus obras, la llamada edición de Nueva York, que sería publicada a partir de 1909. Su principal tarea, además de preparar los prefacios a sus obras, era la revisión y corrección de textos. En muchos casos no le gustaba cómo habían sido redactados algunas de sus narraciones antiguas. Si de él hubiera dependido Daisy Miller, por ejemplo, habría sido excluida de sus obras completas, aunque finalmente su popularidad entre los lectores le habría persuadido de lo contrario:
Como buena profesional la señorita Bosanquet no se refiere en su libro a intimidades de su jefe ni nos revela ningún secreto. Más que a un Henry James en pantuflas lo que vemos es a un Henry James que trabaja sin perder la compostura. Pero la mirada de la secretaria nos deja algunos vislumbres sutiles: "Cuando salia del refugio de su estudio al mundo y miraba a su alrededor, veía un lugar de tormento, donde criaturas de presa hundían sus garras perpetuamente en la carne temblorosa de los condenados e indefensos hijos de la noche." 

Comentarios

  1. Qué elegante,perspicaz y discreta la señorita Bonsaquet.

    ResponderEliminar
  2. Qué elegante,perspicaz y discreta la señorita Bonsaquet.

    ResponderEliminar
  3. Digamos que fue la secretaria perfecta. Al menos para James.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…