Ir al contenido principal

Zunzunegui

Juan Antonio Zunzunegui (1900-1982)

Francisco Umbral, en su atrabilioso Diccionario de literatura (1995), al hablar del escritor vasco Juan Antonio de Zunzunegui, lo define como "novelista y cosechero de vinos". De su voluminosa obra literaria no habla o, mejor dicho, habla con desdén, despachándose con un "practica Galdós y Gómez de la Serna" (¿?). El resto de la ficha la consume Umbral metiéndose zafiamente con su vida privada: "Vive en Viriato, Madrid, amancebado con su cocinera (...) Cuando la Academia, el cardenal, el mismo cardenal que vetó a Aleixandre, le reprochaba este abarragamiento (en la Academia se entraba por razones morales, no literarias), ZZ casó con la cocinera y la vistió de visones y de Cachemira chales. Desde entonces la soportamos en todos los saraos literarios y ZZ fue académico."
Zunzunegui tuvo en vida fama de gafe, lo que en este país es nefasto, de aquí que Umbral no se atreva a llamarle por su nombre y apellidos.Tal vez sea este el motivo por el que de sus más de veinte novelas, solo una de ellas, El mundo sigue (1960) fuera adaptada al cine por Fernando Fernán Gómez en 1963. Su estreno fue un fracaso y apenas la pudieron ver los espectadores. Tendrían que pasar cincuenta años para que se reestrenase con todos los honores. El formidable filme de Fernán Góimez, uno de sus mejores, lo vi hace unos meses en televisión y me condujo a lectura, por primera vez, de este olvidado escritor.
Zunzunegui solía dividir sus obras narrativas en "pequeño tonelaje" y "gran tonelaje" (su última novela. Una ricahembra, 1970, ronda las 1.000 páginas). El mundo sigue pertenece, como Esta oscura desbandada (1952) o La vida como es (1954), a una serie de novelas ambientadas en Madrid, que reflejan con crudeza y realismo la miseria económica y moral de la postguerra. Con El premio (1961), una demoledora sátira de los premios literarios españoles, obtuvo irónicamente el Premio Nacional de Literatura.     .

Comentarios

  1. También vi la película que refieres. Del escritor me sonaba, pero nada sabía de su vida. Y de Umbral he leído poco, era un escritor muy ensoberbecido a quien le sobraba orgullo y le faltaba finezza.

    ResponderEliminar
  2. Por una cosa u otra, lo cierto es que Zunzunegui está hoy en día olvidado. Pero, en fin, este parece el sino de la mayoría de escritores.

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota del autor, conocido solo por verlo en librerias de viejo. Recomiendo Las Palabras de la Tribu de Umbral, especie de resumen -a su manera- de la literatura española del siglo XX no desprovista de juicios absolutamente certeros. Son las relaciones personales las que convierten a Umbral en un escritor injusto y tendencioso, pues de algun modo ningunea a diestro y siniestro a todo aquel que no esta a su altura, y se deja llevar en sus juicios por otras valoraciones nada literarias que son cajon de sastre donde cabe cualquier barbaridad (maravillosamente escrita). En Las Palabras de la Tribu se observa enseguida esa distincion entre los autores que ha leido, y los que ha leido y ademas ha tratado en persona. Sin embargo, a todos aquellos que le acusan de hombre arbitrario e injusto, recomiendo encarecidamente las apenas dos hojas que dedica a Peman, creo que uno de los mas hermosos homenajes que ha escrito nunca alguien de un amigo.

    ResponderEliminar
  4. David, de acuerdo con tus pañabras sobre Umbral. Y tomo nota de Las palabras de la tribu.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…