Ir al contenido principal

Zunzunegui

Juan Antonio Zunzunegui (1900-1982)

Francisco Umbral, en su atrabilioso Diccionario de literatura (1995), al hablar del escritor vasco Juan Antonio de Zunzunegui, lo define como "novelista y cosechero de vinos". De su voluminosa obra literaria no habla o, mejor dicho, habla con desdén, despachándose con un "practica Galdós y Gómez de la Serna" (¿?). El resto de la ficha la consume Umbral metiéndose zafiamente con su vida privada: "Vive en Viriato, Madrid, amancebado con su cocinera (...) Cuando la Academia, el cardenal, el mismo cardenal que vetó a Aleixandre, le reprochaba este abarragamiento (en la Academia se entraba por razones morales, no literarias), ZZ casó con la cocinera y la vistió de visones y de Cachemira chales. Desde entonces la soportamos en todos los saraos literarios y ZZ fue académico."
Zunzunegui tuvo en vida fama de gafe, lo que en este país es nefasto, de aquí que Umbral no se atreva a llamarle por su nombre y apellidos.Tal vez sea este el motivo por el que de sus más de veinte novelas, solo una de ellas, El mundo sigue (1960) fuera adaptada al cine por Fernando Fernán Gómez en 1963. Su estreno fue un fracaso y apenas la pudieron ver los espectadores. Tendrían que pasar cincuenta años para que se reestrenase con todos los honores. El formidable filme de Fernán Góimez, uno de sus mejores, lo vi hace unos meses en televisión y me condujo a lectura, por primera vez, de este olvidado escritor.
Zunzunegui solía dividir sus obras narrativas en "pequeño tonelaje" y "gran tonelaje" (su última novela. Una ricahembra, 1970, ronda las 1.000 páginas). El mundo sigue pertenece, como Esta oscura desbandada (1952) o La vida como es (1954), a una serie de novelas ambientadas en Madrid, que reflejan con crudeza y realismo la miseria económica y moral de la postguerra. Con El premio (1961), una demoledora sátira de los premios literarios españoles, obtuvo irónicamente el Premio Nacional de Literatura.     .

Comentarios

  1. También vi la película que refieres. Del escritor me sonaba, pero nada sabía de su vida. Y de Umbral he leído poco, era un escritor muy ensoberbecido a quien le sobraba orgullo y le faltaba finezza.

    ResponderEliminar
  2. Por una cosa u otra, lo cierto es que Zunzunegui está hoy en día olvidado. Pero, en fin, este parece el sino de la mayoría de escritores.

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota del autor, conocido solo por verlo en librerias de viejo. Recomiendo Las Palabras de la Tribu de Umbral, especie de resumen -a su manera- de la literatura española del siglo XX no desprovista de juicios absolutamente certeros. Son las relaciones personales las que convierten a Umbral en un escritor injusto y tendencioso, pues de algun modo ningunea a diestro y siniestro a todo aquel que no esta a su altura, y se deja llevar en sus juicios por otras valoraciones nada literarias que son cajon de sastre donde cabe cualquier barbaridad (maravillosamente escrita). En Las Palabras de la Tribu se observa enseguida esa distincion entre los autores que ha leido, y los que ha leido y ademas ha tratado en persona. Sin embargo, a todos aquellos que le acusan de hombre arbitrario e injusto, recomiendo encarecidamente las apenas dos hojas que dedica a Peman, creo que uno de los mas hermosos homenajes que ha escrito nunca alguien de un amigo.

    ResponderEliminar
  4. David, de acuerdo con tus pañabras sobre Umbral. Y tomo nota de Las palabras de la tribu.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.