Ir al contenido principal

Zunzunegui

Juan Antonio Zunzunegui (1900-1982)

Francisco Umbral, en su atrabilioso Diccionario de literatura (1995), al hablar del escritor vasco Juan Antonio de Zunzunegui, lo define como "novelista y cosechero de vinos". De su voluminosa obra literaria no habla o, mejor dicho, habla con desdén, despachándose con un "practica Galdós y Gómez de la Serna" (¿?). El resto de la ficha la consume Umbral metiéndose zafiamente con su vida privada: "Vive en Viriato, Madrid, amancebado con su cocinera (...) Cuando la Academia, el cardenal, el mismo cardenal que vetó a Aleixandre, le reprochaba este abarragamiento (en la Academia se entraba por razones morales, no literarias), ZZ casó con la cocinera y la vistió de visones y de Cachemira chales. Desde entonces la soportamos en todos los saraos literarios y ZZ fue académico."
Zunzunegui tuvo en vida fama de gafe, lo que en este país es nefasto, de aquí que Umbral no se atreva a llamarle por su nombre y apellidos.Tal vez sea este el motivo por el que de sus más de veinte novelas, solo una de ellas, El mundo sigue (1960) fuera adaptada al cine por Fernando Fernán Gómez en 1963. Su estreno fue un fracaso y apenas la pudieron ver los espectadores. Tendrían que pasar cincuenta años para que se reestrenase con todos los honores. El formidable filme de Fernán Góimez, uno de sus mejores, lo vi hace unos meses en televisión y me condujo a lectura, por primera vez, de este olvidado escritor.
Zunzunegui solía dividir sus obras narrativas en "pequeño tonelaje" y "gran tonelaje" (su última novela. Una ricahembra, 1970, ronda las 1.000 páginas). El mundo sigue pertenece, como Esta oscura desbandada (1952) o La vida como es (1954), a una serie de novelas ambientadas en Madrid, que reflejan con crudeza y realismo la miseria económica y moral de la postguerra. Con El premio (1961), una demoledora sátira de los premios literarios españoles, obtuvo irónicamente el Premio Nacional de Literatura.     .

Comentarios

  1. También vi la película que refieres. Del escritor me sonaba, pero nada sabía de su vida. Y de Umbral he leído poco, era un escritor muy ensoberbecido a quien le sobraba orgullo y le faltaba finezza.

    ResponderEliminar
  2. Por una cosa u otra, lo cierto es que Zunzunegui está hoy en día olvidado. Pero, en fin, este parece el sino de la mayoría de escritores.

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota del autor, conocido solo por verlo en librerias de viejo. Recomiendo Las Palabras de la Tribu de Umbral, especie de resumen -a su manera- de la literatura española del siglo XX no desprovista de juicios absolutamente certeros. Son las relaciones personales las que convierten a Umbral en un escritor injusto y tendencioso, pues de algun modo ningunea a diestro y siniestro a todo aquel que no esta a su altura, y se deja llevar en sus juicios por otras valoraciones nada literarias que son cajon de sastre donde cabe cualquier barbaridad (maravillosamente escrita). En Las Palabras de la Tribu se observa enseguida esa distincion entre los autores que ha leido, y los que ha leido y ademas ha tratado en persona. Sin embargo, a todos aquellos que le acusan de hombre arbitrario e injusto, recomiendo encarecidamente las apenas dos hojas que dedica a Peman, creo que uno de los mas hermosos homenajes que ha escrito nunca alguien de un amigo.

    ResponderEliminar
  4. David, de acuerdo con tus pañabras sobre Umbral. Y tomo nota de Las palabras de la tribu.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Álvarez Flórez

Hace unos días me enteré, por el artículo publicado en El Periódico ("Muerte de un traductor", de Silvia Cruz Lapeña) de la muerte, a finales del pasado mes de abril, de José Manuel Álvarez Flórez. Había nacido en Cangas del Narcea (Asturias) en 1939, aunque pronto se trasladó a Barcelona donde desarrolló durante décadas una ingente labor como traductor del inglés. A mediados de los años setenta se dio a conocer como narrador con Autoejecución y suelta de animales internos (Júcar, 1975) y  Girar de anarcos (Muchnik, 1981), dos novelas en la línea experimental en boga en aquela época. Más tarde publicaría El delirio de Conan y otros relatos (Muchnik, 1990).    Como traductor trabajó para varias editoriales, entre las que se cuentan, a parte de Muchnik, Acantilado y Anagrama. Tradujo a un gran número de autores: Faulkner, Scott Fitzgerald, Steinbeck, Capote, Doris Lessing, E. M. Foster, Vonnegut, Bukowsky, John Kennedy Toole, Le Carré, Oliver Sacks, Tom Wolfe, etc. La Bibli