Ir al contenido principal

La nevera de Ford


A lo largo de su estancia en Oviedo, con motivo de la entrega de los Premios Princesa de Asturias, el escritor norteamericano Richard Ford, ganador del Premio de las Letras, ha tenido la oportunidad de hacer muchas declaraciones. En sus entrevistas con la prensa, encuentros con clubes de lectura y estudiantes universitarios y otros actos sociales y culturales, ha hablado de su vida, de sus obras, del oficio de escritor, de literatura, de política... Su discurso de ayer en el Teatro Campoamor fue una pieza de elevado nivel e impecable factura.
En el discurso citó a dos escritores españoles, Cervantes y Ortega y Gasset. El primero parece casi obligado en estos casos, pues se trata de nuestro escritor más universal; pero el segundo puede parecer más chocante. Sin embargo hay que tener en cuenta que el autor de La rebelión de las masas es uno de los pensadores del siglo XX más conocidos y leídos por la intelectualidad norteamericana. Curiosamente, en el libro There Is Simply Too Much To Think About (2015), que reúne toda la "no ficción" de Saul Bellow, solo se mencionan dos autores españoles, y son también Cervantes y Ortega y Gasset.)
Ahora bien, de todo lo contado por Ford en Oviedo me quedo con una anécdota. El autor de El periodista deportivo guarda sus cuadernos de notas (más de cincuenta) y manuscritos en el frigorífico. Según explicó, su madre, nacida en una casa de madera, tenía la convicción de que, en caso de incendio, lo último que ardería en la casa sería lo que hubiese en la nevera. Y Ford sigue su consejo. 

Comentarios

  1. Rafael de Cózar falleció intentado apagar las llamas de su biblioteca.

    Jorge, si te quedas con ese detalle de todo lo contado por este escritor, es que eres un gran aventurero.

    Tienes esa chispa de la vida que tanto hace falta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, L.N.J. Algún día habría que estudiar la relación entre los libros y las llamas. Del incendio de la biblioteca de Alejandría a las quemas de libros de los nazis, hay tema abundante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…