Ir al contenido principal

Infortunado Calígula


No he sido afortunado. Mi reinado no me proporciona ningún motivo de gloria de esos que hacen célebres a los emperadores, y todo el mundo hablará de mi como del padre de un pueblo feliz, donde se canta y se baila y no se hace nada de provecho. ¡Si tan siquiera ocurriese una gran catástrofe pública! Augusto tuvo una gran suerte con la derrota de Varo, pues en ella perecieron cinco mil soldados y se armó un gran escándalo, que redundó en gloria de mi padre y en la fama imperecedera de aquel emprerador, pues a causa del disgusto se rapó la cabeza y estuvo cinco días sin comer ni beber, uno por cada millar de soldados. Tiberio también tuvo suerte, pues mientras él reinaba se hundió el anfiteatro de Fidena y hubo tal mortandad entre los espectadores, que le hizo célebre, sin más que lamentar la catástrofe. Pero a mi no me sucede nada que valga la pena de referirlo.

(Fidelio Trimalción (pseudónimo de Cecilio Benítez de Castro), Las memorias de Calígula, Librería Editorial Argos, Barcelona, 1943).

Comentarios

Entradas populares

Criterion

  Sin lugar a dudas, The Criterion , fundado y editado por T. S. Eliot en 1922, es una de las mejores revistas literarias británicas del siglo XX. La nómina de colaboradores que tuvo este magazine trimestral, hasta su último número publicado en 1939, conforma un catálogo bastante representativo de lo más granado de la intelectualidad, no solo británica, del período de entreguerras. En sus páginas escribieron luminarias como Pound, Yeats, Proust o Valéry, por citar solo cuatro.   El primer número de The Criterion , salido en octubre de aquel annus mirabilis , es realmente impactante y marca el sello característico de su editor, expresado a través de sus "Commentary"; a saber, la compatibilidad entre una ideología ideología católica y conservadora y una defensa a ultranza de la vanguardia modernista. En este ya mítico número 1, se incluye, por ejemplo, la primera aparición en letra impresa de The Waste Land de Eliot, y la crítica encomiástica de Valéry Larbaud del Ulises, de

Escritura y moral

  La primera obligación de un escritor es tratar todos los temas con la más elevada, la más digna y la más valiente de las disposiciones (...) El espíritu con el que se aborda un tema, un ingrediente relevante en cualquier tipo de literatura, es de absoluta importancia si hablamos de obras de ficción, reflexión o poesía, pues ahí no solo da color, sino que de por sí elige los hechos; no solo modifica, sino que conforma a la obra (...) No rechazamos una obra maestra aunque estemos preparados para detectar sus defectos; sobre todo, no nos preocupa encontrar sus defectos, sino sus méritos: Por supuesto no hay libro perfecto, ni siquiera en su concepción, pero no hay duda de que hay muchos que hacen disfrutar al lector, que le hacen mejorar en su vida o que le levantan el espíritu (...) En literatura, como en todo lo que hacemos, nunca podemos esperar la perfección. Lo único que cabe es hacer todo lo posible  porque así sea, y para ello solo hay una regla: lo que pueda hacerse despacio no

Un poema de David González

  David González (1964-2023)   PESADILLAS   últimamente mis sueños suelen ser auténticas pesadillas   mejor así:   no me asusto tanto al despertar.  (David González, Sembrando hogueras . Bartleby, 2001)