Ir al contenido principal

Chabolismo literario




Toda la literatura actual está dividida en grupitos al frente de los cuales va un capitán de cuchara de las letras. Esos oficiales de cuchara ocupan a veces sillones en Academias y puestos importantes en editoriales y en periódicos y administran tanto los votos como las colaboraciones y adjetivos solo entre sus neófitos y seguidores. La literatura actual española es de hacer reir y llorar. Vivimos en pleno chabolismo literario y unos por resentimiento y maldad y otros por cobardía y otros por "manfutismo" dejamos que ruede la bola y hay tontainas cargados de vanidad que se creen algo porque, claro, en la hojalata de su chabola refleja un poquito el sol... Vivimos en un marasmo como no ha conocido jamás la literatura del país. La vida de las letras actuales es una rueda de hijos de puta que giramos alrededor del un panecillo. Es una literaturta onanista, sumisa, y mansurrona, sin ímpetu creador. El que quiera escribir algo en serio no tiene otra salida que la emigracióm...


/(Juan Antonio de Zunzunegui, El premio. Editorial Noguer, 1961)

Comentarios

  1. Leo estas palabras y me digo que vivimos en un tiempo congelado. Tal cual.
    Creo que la opción es ganarse la vida con otro oficio y escribir de espaldas a premios, alabanzas y demoliciones ejecutadas por la autoridad literaria incompetente.
    Escribir porque sí, el resto es prescindible.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dices, Amaltea.Hay que quedarse con lo esencial. lo imprescindible, que es la literatura.

    ResponderEliminar
  3. Creo que una película de Hitchcock lleva el mismo título también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…