Ir al contenido principal

Chabolismo literario




Toda la literatura actual está dividida en grupitos al frente de los cuales va un capitán de cuchara de las letras. Esos oficiales de cuchara ocupan a veces sillones en Academias y puestos importantes en editoriales y en periódicos y administran tanto los votos como las colaboraciones y adjetivos solo entre sus neófitos y seguidores. La literatura actual española es de hacer reir y llorar. Vivimos en pleno chabolismo literario y unos por resentimiento y maldad y otros por cobardía y otros por "manfutismo" dejamos que ruede la bola y hay tontainas cargados de vanidad que se creen algo porque, claro, en la hojalata de su chabola refleja un poquito el sol... Vivimos en un marasmo como no ha conocido jamás la literatura del país. La vida de las letras actuales es una rueda de hijos de puta que giramos alrededor del un panecillo. Es una literaturta onanista, sumisa, y mansurrona, sin ímpetu creador. El que quiera escribir algo en serio no tiene otra salida que la emigracióm...


/(Juan Antonio de Zunzunegui, El premio. Editorial Noguer, 1961)

Comentarios

  1. Leo estas palabras y me digo que vivimos en un tiempo congelado. Tal cual.
    Creo que la opción es ganarse la vida con otro oficio y escribir de espaldas a premios, alabanzas y demoliciones ejecutadas por la autoridad literaria incompetente.
    Escribir porque sí, el resto es prescindible.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dices, Amaltea.Hay que quedarse con lo esencial. lo imprescindible, que es la literatura.

    ResponderEliminar
  3. Creo que una película de Hitchcock lleva el mismo título también.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).