Ir al contenido principal

Pìanos mecánicos


De Los organillos, de Henri-François Rey, publicada a principios de los años sesenta, recordaba más su versión cinematográfica, titulada Los pianos mecánicos como el original francés, que la propia novela. Yo estaba en Cadaqués el verano en que se rodó la película, y tuve la ocasión de ver de cerca a dos de sus intérpretes más conocidos: James Mason y Hardy Krüger. La protagonista femenina era Melina Mercouri, pero a ella no tuve la suerte de verla. El filme lo dirigió Juan Antonio Bardem y, aunnque no es una de sus mejores películas, sí es una de sus producciones internacionales de más éxito comercial.


A Henri-François Rey, que pasaba largas temporadas en Cadaqués (Caldeya en la ficción), también lo  tenía visto por el bar Marítim o el café Melitón (título, por cierto, de su última novela). En su momento la novela fue un éxito de ventas y de crítica (llegó a finalista del Goncourt y ganó el Interallié).Leída al cabo de los años puedo asegurar que no solo se sostiene muy bien narrativamente sino que constituye un documento de época, una foto fija de lo que, para algunas personas, sonre todo escritores y pintores, supuso aquel pequeño enclave turístico de la Costa Brava, en vías de convertirse en una especie de Sain-Tropez catalàn y parada obligada para los hippies: un venero para la isnpiración artística, un lugar mágico de creación y un paisaje mítico aurelolado por la lavanguardia surrealista de los Dalí, García Lorca, Buñuel o Marcel Duchamp..  

Comentarios

  1. Qué tiempos aquellos. Recuerdo que estuve en Cadaqués durante una temporada, era entonces una niña y recuerdo que vi a Yull Brinner y Samantha Eggar, no sé si los he escrito bien. Era 1970 y se rodaba El Faro del fin del mundo. Conservo la imagen de aquel Cadaqués tan alejado de lo que es hoy: un horror de gente narcisista, en su mayoría.
    Vuelvo siempre, pero en Invierno o en otoño y en días no festivos.
    No sé qué película se filmaría hoy, quizás una serie para la tele, de esas que al final resulta que el padre del protagonista era el párroco del pueblo. Un guión de risas y lágrimas.


    ResponderEliminar
  2. Recuerdo también cuando se rodó La luz del fin del mundo" (otra traducción literal). Se construyó un faro de cartón piedra en Cap de Creus que permaneció varios años... Qué timepos.

    ResponderEliminar
  3. Si Jordi jo també els recordó , quant anavem a dinar a Casa Ubaldo, crec que es deia així, vaig veure al James Mason, que en va semblar guapissim.. quins temps aquells de Cadaques, ara quant hi pensó m'entra tristesa perquè queden molt poques persones de les que feiem vida conjunta,quants records i quants sopas fins a les tantes a la terrassa amb la vista d'aquest Cadaqués tant fantàstic, en fi es aixins però costa resignar-se. Petons

    ResponderEliminar
  4. No m'en recordava de Casa Ubaldo. Tot va quedant massa enrera.Però ens queda el record.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …

Memorare Manila

Pero la debacle llegó con la batalla de Manila, ya en pleno declive del Imperio del Sol Naciente, ante la presión de las tropas estadounidenses, australianas y de los propios filipinos sobre la capital de Filipinas.
      Luis García así me lo contó:
      -Hacia el día 7 de febrero de 1945, los estadounidenses empezaron a bombardear el sur de Manila. Y fue entonces cuando el general Yamashita ordenó al almirante Ibabuchi, encargado de las fuerzas japonesas en Manila, que evacuara Manila inmediatamente. Pero Ibabuchi hizo todo lo contrario. Abrieron todos los almacenes donde tenían todos los alimentos y las bodegas donde tenían  toda la cerveza. Y se emborracharon. Cuando estaban completamente borrachos, Inbabuchi les dijo: "¡A quemar Manila!".
     Había comenzado la sanguinaria batalla de Manila que se iba a saldar con unos cien mil nuertos en menos de un mes porque los japoneses tenían la orden de no rendirse. También contribuyeron a la destrucción las prisas del ge…