Ir al contenido principal

Puntos de vista


En un ensayo incluido en Men of Letters (1927) Philip Guedalla divide la obra de Henry James en tres grandes "reinados": James I, James II y el Viejo Pretendiente. Los más fanáticos jacobitas sienten una predilección especial, casi morbosa, por el viejo pretendiente al trono, que correponde a su etapa creativa terminal, es decir la de sus novelas más largas y complejas, tales como Las alas de la paloma (1902), Los embajadores (1903) y La copa dorada (1904). Es aquí donde los expertos jamesianos hincan con más voracidad y delectación sus afilados dientes críticos, siguiendo el principio según el cual cuanto más alambicada y ambigua sea la obra, mejor para sus intereses académicos y eruditos. Un ejemplo: Ian Watt publicó un artículo entero tratando de desentrañar el primer párrafo de Los embajadores (reimpreso en James's The Amabassadors, ed. S.P. Rosenblaum, 1964).
Una cosa es cierta: Henry James es uno de los grandes técnicos en narrativa de ficción. Se podría hacer un curso completo de escritura creativa con el solo apoyo de sus narraciones y novelas. De hecho, uno de los manuales clásicos sobre técnicas de la escritura, The Craft of Fiction (1921) de Percy Lubbock, se basa en las técnicas desplegadas por el autor de Los europeos. El mismo James se preocupó de teorizar sobre las mismas en los prefacios a sus novelas, reunidos póstumamente en El arte de la novela (1934).
James es conocido por su maestría en el empleo de los "puntos de vista" narrativos, en especial por el llamado "punto de vista limitado", en el que el narrador cuenta la historia en tercera persona, pero dentro de los confines de su experiencia. A este innominado "personaje" le llama James el "foco" o el "centro de consciencia". También muestra su pericia, sobre todo en cuentos y nouvelles, con el denominado narrador "falible" o poco fiable, cuya opinión o relato de los hechos no siempre se corresponde con las opiniones implícitas y normas manifestadas por el autor. ¿Lo que cuenta es lo que realmente sucede? ¿Hasta qué punto nos podemos fiar del narrador? ¿El narrador y el autor son lo mismo? No es de extrañar que Henry James continúe siendo materia de análisis literario.

Comentarios

  1. Claro, es su gran cualidad. Muy pocos escritores son capaces de contraponer dos voces que obligan a los lectores a revisar el propio punto de vista, y aún así, tampoco se cierra el relato. Esta es una manera -un poco retorcida- de evitar que nuestra mente vaya por las senda previsible y segura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esta gran cualidad es la que salva muchas de sus novelas que, sin ella, no serían gran cosa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…