Ir al contenido principal

Apreciaciones

Pedro Ugalde (1946-2013) en la biblioteca
de su casa de Barcelona.

Sabía que Pedro Ugalde salía mencionado en uno de los diarios de Gil de Biedma porque el mismo Ugalde me lo había comentado cuando la agencia Balcells le envió una copia del mismo por si tenía alguna objeción o reparo que hacer. Esto fue hace años, después de la muerte de Gil, pero la publicación del diario de marras no ha visto la luz hasta hace poco (Jaime Gil de Biedma, Diarios, 1956-1985, Lumen, 2015. Edición de Andreu Jaume).
Ugalde apaerece citado en el diario de 1978, como uno de los componentes de una velada en casa de Gil de Biedma, con cena incluida, entre los que también figuraban su compañero Josep Maderrn y José Luis Prieto ("el asturianíto alevín de poeta a quien conocimos el pasado septiembre"). Entre otras cosas escribe:
"Ugalde es un espléndido poeta y, además, la encarnación misma de la imagen romántica del poeta, de un modo tan exacto  que bordea casi la irrealidad." Poco más adelante insiste otra vez: "Le admiro muchísmo, a la vez que me produce una cierta sensación de irrealidad." Comparto la valoración de Ugalde como un espléndido poeta (desde luego muchísmo menos conocido de lo que merece), pero discrepo de la apreciación de su carácter "romántico" hasta casi la "irrealidad".
Es curioso cómo personas a las que crees conocer (y a Pedro le conocía desde que éramos compañeros en el colegio), pueden ser vistas por otras con ángulos totalmente diferentes. Todos tenemos múltiples facetas más o menos escondidas, y cada uno ve en los otros aquellas que le parecen más evidentes. Seguramente Gil de Biedma viera en Ugalde aspectos de su personalidad que yo nunca nunca llegué a pecibir. La naturaleza humana es muy compleja y cada persona es un mundo por descubrir.. 

Comentarios

  1. Tens raó Jordi a vegades la gen veiem les coses de manera tant diferent i tenim una percepció dels amics molt diversa, jo ho he comprovat molts cops i he arribat a pensar que la diferent era jo, Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Doncs sí, les percepcions canvien segons les persones. Per això és tant difícil de conèixer-les del tor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…