Ir al contenido principal

Apreciaciones

Pedro Ugalde (1946-2013) en la biblioteca
de su casa de Barcelona.

Sabía que Pedro Ugalde salía mencionado en uno de los diarios de Gil de Biedma porque el mismo Ugalde me lo había comentado cuando la agencia Balcells le envió una copia del mismo por si tenía alguna objeción o reparo que hacer. Esto fue hace años, después de la muerte de Gil, pero la publicación del diario de marras no ha visto la luz hasta hace poco (Jaime Gil de Biedma, Diarios, 1956-1985, Lumen, 2015. Edición de Andreu Jaume).
Ugalde apaerece citado en el diario de 1978, como uno de los componentes de una velada en casa de Gil de Biedma, con cena incluida, entre los que también figuraban su compañero Josep Maderrn y José Luis Prieto ("el asturianíto alevín de poeta a quien conocimos el pasado septiembre"). Entre otras cosas escribe:
"Ugalde es un espléndido poeta y, además, la encarnación misma de la imagen romántica del poeta, de un modo tan exacto  que bordea casi la irrealidad." Poco más adelante insiste otra vez: "Le admiro muchísmo, a la vez que me produce una cierta sensación de irrealidad." Comparto la valoración de Ugalde como un espléndido poeta (desde luego muchísmo menos conocido de lo que merece), pero discrepo de la apreciación de su carácter "romántico" hasta casi la "irrealidad".
Es curioso cómo personas a las que crees conocer (y a Pedro le conocía desde que éramos compañeros en el colegio), pueden ser vistas por otras con ángulos totalmente diferentes. Todos tenemos múltiples facetas más o menos escondidas, y cada uno ve en los otros aquellas que le parecen más evidentes. Seguramente Gil de Biedma viera en Ugalde aspectos de su personalidad que yo nunca nunca llegué a pecibir. La naturaleza humana es muy compleja y cada persona es un mundo por descubrir.. 

Comentarios

  1. Tens raó Jordi a vegades la gen veiem les coses de manera tant diferent i tenim una percepció dels amics molt diversa, jo ho he comprovat molts cops i he arribat a pensar que la diferent era jo, Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Doncs sí, les percepcions canvien segons les persones. Per això és tant difícil de conèixer-les del tor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.