Ir al contenido principal

Apreciaciones

Pedro Ugalde (1946-2013) en la biblioteca
de su casa de Barcelona.

Sabía que Pedro Ugalde salía mencionado en uno de los diarios de Gil de Biedma porque el mismo Ugalde me lo había comentado cuando la agencia Balcells le envió una copia del mismo por si tenía alguna objeción o reparo que hacer. Esto fue hace años, después de la muerte de Gil, pero la publicación del diario de marras no ha visto la luz hasta hace poco (Jaime Gil de Biedma, Diarios, 1956-1985, Lumen, 2015. Edición de Andreu Jaume).
Ugalde apaerece citado en el diario de 1978, como uno de los componentes de una velada en casa de Gil de Biedma, con cena incluida, entre los que también figuraban su compañero Josep Maderrn y José Luis Prieto ("el asturianíto alevín de poeta a quien conocimos el pasado septiembre"). Entre otras cosas escribe:
"Ugalde es un espléndido poeta y, además, la encarnación misma de la imagen romántica del poeta, de un modo tan exacto  que bordea casi la irrealidad." Poco más adelante insiste otra vez: "Le admiro muchísmo, a la vez que me produce una cierta sensación de irrealidad." Comparto la valoración de Ugalde como un espléndido poeta (desde luego muchísmo menos conocido de lo que merece), pero discrepo de la apreciación de su carácter "romántico" hasta casi la "irrealidad".
Es curioso cómo personas a las que crees conocer (y a Pedro le conocía desde que éramos compañeros en el colegio), pueden ser vistas por otras con ángulos totalmente diferentes. Todos tenemos múltiples facetas más o menos escondidas, y cada uno ve en los otros aquellas que le parecen más evidentes. Seguramente Gil de Biedma viera en Ugalde aspectos de su personalidad que yo nunca nunca llegué a pecibir. La naturaleza humana es muy compleja y cada persona es un mundo por descubrir.. 

Comentarios

  1. Tens raó Jordi a vegades la gen veiem les coses de manera tant diferent i tenim una percepció dels amics molt diversa, jo ho he comprovat molts cops i he arribat a pensar que la diferent era jo, Petons Montse

    ResponderEliminar
  2. Doncs sí, les percepcions canvien segons les persones. Per això és tant difícil de conèixer-les del tor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).