Ir al contenido principal

Jardín, flores y sangre

Aubrey Beardsley, The Climax, 1894.
(Dibujo para Salomé, de Oscar Wilde).

La primera e insoslayable referencia que podemos mencionar al respecto es la novela más decadentista de Octave Mirbeau, que mezcla ya en su título estos dos elementos contrapuestos: El jardín de los suplicios. El jardín es algo exuberante, ubérrimo, fuente de vida, de belleza, réplica terrenal del paraíso. Pero este jardín se halla dentro de una cárcel y es un jardín que se alimenta con la carroña humana resultante de las torturas que allí se practican: los suplicios, esto es, el horror, la tortura, la muerte. Lo más bello surge de lo más abominable (...).
Aubrey Beardsley se suma a esta misma idea en uno de sus dibujos más conocidos. Salomé sostiene extasiada entre sus manos la cabeza cortada del profeta Jokaanan y se dispone a besarla. Un hilo de sangre cae desde la cabeza hasta alcanzar una masa negra de líquido que ocupa la parte inferior de la imagen. De este fondo negro, y más exactamente, del punto en donde cae la sangre de Jokaanan  (Juan el Bautista), surge una flor.

(Rodrigo Guijarro Lasheras, Jardín y laberinto. La flor en el imaginario decadente. Ediciones de la Universidad de Oviedo, 2015).

Comentarios

  1. Hola Jorge, me tienes ensimismada con tus post.
    También he dicho algunas veces que lo más trágico tiene cierta belleza y bien dice este texto que lo más bello surge de lo más abominable.
    Hay una frase que no recuero si es anónima que dice así: La orquídea no sería bella, si el estiércol del que brota, sintiese vergüenza de su propio olor.

    Otra novela para el bote, no sé si podré seguir este ritmo... me falta tiempo y dinero.
    Claro, si estuviéramos cerca pues podría acudir a ti para que me ayudaras. Porque eres muy buen profesor. Te felicito por ello.

    Pero bueno, puedo saborear por aquí tu forma de transmitir-te como buen lector.

    Muchas gracias. No desaparezcas:).

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…