Ir al contenido principal

Henry James y el cine


La primera novela que leí de Henry James fue Washington Square. Fue después de ver en televesión la película La heredera, dirigida por William Wyler en 1949, protagonizada por Olivia de Havilland y Montgomery Cliff y basada en la citada novela de James. De hecho, la primera edición española de Wahington Square, publicada por la editorial Surco en 1952, en traducción de María Luz Morales, se tituló también La heredera, sin duda para aprovecha el tirón cinematográfico.
Henry James es uno de los escritores más versioneados en la grande y pequeña pantalla. Aunque hay de todo, en general puede decirse que, a diferencia de otros autores, ha tenido bastante suerte en sus adapataciones. Algunas de ellas son realmente memorables. De las que más me han gustado destacaría Suspense (Jack Clayton, 1961), excelente versión de Otra vuelta de tuerca; Las bostonianas (James Ivory, 1984) y Retrato de una dama (Jane Campion, 1996). Pero mi preferida es una película poco conocida, que descubrí igualmente en televesión hace tiempo: Viviendo el pasado.
Única película dirigida en 1947 por el actor Martin Gabel, The Lost Moment (su título original) está inspirada en "Los papeles de Aspern". En el filme Robert Cummings interpreta a un editor con pocos escrúpulos que se hace pasar por escritor a fin de conseguir las cartas de amor del poeta Jeffrey Aspern (en la película pasa a ser Ashton, no sé muy bien por qué) y su antigua amante Juliana Bordereau (Agnes Moorehead), una anciana que con 105 años vive en Venecia en un sombrío palazzo (a su lado Manderley resulta acogedor) con su sobrina nieta Tina (Susan Hayward).
A mi entender, lo más atrayente de la película es su fascinante atmósfera de misterio y decadencia, así como la relación morbosa, en los límites de la locura, entre Cummings y una Hayward con doble personalidad. Viviendo el pasado difiere del relato original en varios aspectos, incluído el final, pero el espíritu jamesiano, sobre todo en su vertiente más gótica, queda no solo preservado sino amplificado. La película comienza con una frase en off de Cummings, seguramente debida al guionista Leonardo Bercovici, referida a los ansiados papeles del poeta:"La gloria del mundo es la belleza que ha reunido; su tragedia, la belleza que ha perdido."

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.