Ir al contenido principal

Persiles y Sigismunda


Hace años intenté leer Los trabajos de Persiles y Sigismunda, la novela póstuma de Miguel de Cervantes. No lo conseguí. Dejé la lectura en los prmeros capítulos de sus cuatro libros. Hace poco, lo intenté de nuevo en la nueva edición de Isaías Lerner e Isabel Lozano Renieblas para Penguin Clásicos; y, pese a que en más de una ocasión confieso que me he saltado párrafos enteros, al final he conseguido acabar no sin esfuerzo sus quinientas páginas.
Si ya a algunos les resulta difícil el Quijote, el Persiles puede resultarles un escollo insalvable. Lo cierto es que el modelo en que se basa Cervantes, el de la novela bizantina que arranca con las Etiópicas de Heliodoro, es un género que tuvo vigencia en su momento, pero que ahora se nos antoja antiguo y ajeno.
El libro narra las peripecias de Persiles y Sigismunda, príncipes nórdicos enamorados que viajan bajo la apariencia de los hermanos Periandro y Auristela -y cuya identidad no se descubre hasta la página 177- por mares septentrionales de isla en isla y luego por tierras de Portugal, España, Francia e Italia, hasta llegar a Roma. El tono es serio y el lenguaje culto lleno de simbolismos y referencias clásicas y mitológicas, con toques de fantasía (como las menciones a los licántropos, al monstruo marino náufrago o fisíter o a las barnaclas).
Por cierto, que aquí también Cervantes hace pasar a sus héroes por Barcelona, y hay alusión a "los corteses catalanes, gente enojada, terrible y pacífica, suave; gente que con facuilidad da la vida por la honra, y por defenderlas entrambas se adelantan a sí mismos..." (según las notas, lo de terribles ha de entenderse "asperos de condición" y por suaves, "manejables").
De todas maneras lo mejor del libro, para mí gusto, es el el prólogo, escrito "puesto ya el pie en el estribo" y con aires de despedida: "!Adiós, gracias; adiós, donaires; adiós, regocijados amigos; que yo me voy muriendo y deseando veros presto contentos en la otra vida!   

Comentarios

  1. Querido Jorge
    Toda la razón. Lo mejor el prólogo.
    Fuerte abrazo desde el Elba

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Andrés. Me alegra saber de tí.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay Jorge! qué alegría me ha dado cuando te he leído y he visto que no has conseguido leer algo jaja y que te has saltado párrafos enteros.
    A mí me suele pasar, me entra ese aburrimiento y apatía en la forma en la que puede llegar a estar escrito un libro por muy clásico y bueno que "dicen que es".
    Yo he retomado Crimen y Castigo que me tiene atrapada, con un prólogo excelente de Rocío Pizarro.

    En fin, lo dicho. Me alegro de verdad, y es que lo cortés no quita lo valiente:))

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, no me avergüenza decir que me he saltado párrafos. Aunque se trate de obras maestras. Por cierto, "Crimen y castigo", ¡qué novelón!

    ResponderEliminar
  5. Sí, el protagonista Raskolnikov me tiene atrapada. Es más, estoy en la calle o haciendo cualquier cosa y pienso en él, en su vida. Deseando volver a retomar la lectura.
    Es curioso, me fascina el cuento de Allan Poe "El corazón delator" donde en breve cuenta un asesinato. Pero a la vez una novela como la de Dostoievski también basada en el mismo trama y de larga extensión hace que con todas las características de su personalidad pueda leer un libro de tantas páginas a cuentagotas, sin perder detalle.
    Sin embargo El Quijote no soy capaz de leerlo, ni creo que lo lea nunca.
    Eso sí, en dibujos animados me lo trago enterito.

    ResponderEliminar
  6. LO que dices es mérito de Poe y de Dostoievski, grandes narradores en cortas y largas distancias, respectivamente.
    En cuanto al Quijote, no pierdas la esperanza. Entretanto, puedes leerlo a cachos. También vale.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).