Ir al contenido principal

Sangradores


Desde que Ganivet afirmó que Séneca encarnaba el verdadero espíritu español, esta interpretación se ha venido repitiendo hasta la saciedad. Su idea pudo haberse originado de la lectura de Séneca en uno de los manuales de Filosofía moral y política que fueron compilados a partir de selecciones de sus obras más populares, más que en sus originales. Quien desee profundizar en dicha cuestión puede leer con provecho Séneca impugnado de Séneca, en cuestiones políticas y morales (1651), de Alonso Núñez de Castro.
Con respecto a la otra extraña afirmación de que, como Séneca se dio muerte abriéndose las venas,  contribuyó con ello a la proliferación de sangradores que hubo en España en los siglos diecisiete y dieciocho -tan humorísticamente descritos en la novela picaresca- tan solo podemos decir, si uno se lo toma con una pizca de humor, que hay que reconocer que es ingenioso .Pero de ninguna manera lo podemos tomar en serio.

(David Rubio, O.S.A., The Mystic Soul of Spain, Nueva York, 1946. Traducción J.O.)

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Perdone usted, pero no puedo dejar de autocitarme: http://historiagiennense.blogspot.com.es/2016/04/las-credenciales-del-sangrador-1730.html

    ResponderEliminar
  3. Cómo arraiga en la sociedad una leyenda, un rumor o cualquier patraña. Es que nos encanta repetir hasta el aburrimiento los lugares comunes.

    ResponderEliminar
  4. Amigo "Retablo" me alegra coincidir en el tema.
    Amaltea: Como decía alguien España, país de la patraña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…