Ir al contenido principal

Cinocéfalos

Babuino o mandril. Ilustración del libro Historiae animalium 
lib. I de Quadropedibus viviparis (1551), de Conrad Gesner. 

Desde un punto de vista meramente biológico, se aplica la denominación de "cinocéfalo" al babuino o mono papión -Cynocephalus o Papio hamadryas-, especie de simio de la familia de los catarrinos, subfamilia de los cinopitecos. Se trata de monos de talla bastante grande y cuerpo breve y robusto, cuya cabeza presenta ciertos rasgos comunes con la de los cánidos: hocico prominente y truncado, orejas pequeñas, abazones muy desarrollados y caninos de gran tamaño. Habitan en regiones de Etiopía y Arabia a lo largo de la costa del Mar Rojo, en parajes rocosos carentes de arbolado. Muy probablemente fue la fantasía popular la que, estimulada por la similitud del animal con seres humanos con cabezas de perro, proporcionó desde tiempos muy remotos unas connotaciones míticas a esta peculiar especie de primates que arraigarán profundamente en el imaginario colectivo. Es por ello que encontramos en fechas tempranas alusiones escritas a una serie de pueblos fabulosos de anatomía y costumbres parcialmente caninas con diferentes denominaciones que se sitúan, según las fuentes, en diversas áreas de Europa del Este, Oriente Medio, Extremo Oriente, África septentrional o las zonas en torno al Báltico y el Mar Negro.

(José Julio García  Arranz: "Las razas monstruosas como fenómeno fronterizo en la tradición literaria y visual medieval occidental: la leyenda de los cinocéfalos". En: Monstruos y monstruosidades, Marta Piñol Lloret (ed.), Sans Soleil, Barcelona, 2015)

Comentarios

  1. Pues dentro de esas razas monstruosas estamos nosotros digo yo, por muy monos que se nos vea:)

    ResponderEliminar
  2. Al fin y al cabo, primates somos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.