Ir al contenido principal

Piedra de serpiente


Tambien es celebrada
la piedra de Serpiente, asi nombrada,
y de la Asia trahida,
por lo leve, y obscura conocida,
con la qual en tu seno
podrás seguro, y libre de veneno
con manos licenciosas
manejar las serpientes ponzoñosas.
Esta piedra aplicada
a la parte del cuerpo envenenada,
todo el veneno quita,
que en sí misma recibe; y le vomita,
si con leche caliente,
o con agua la labas prontamente.
Y tambien es notable,
que esta preciosa piedra es saludable
en putridas heridas,
cuyas materias chupa corrompidas,
y a la larga se pega
tenacisimamente, y solo llega
la piedra a despegarse.,
quando la llaga está para cerrarse.

(Santos Díez González, La casa de campo, poema castellano, traducido del latino, intitulado Praedium Rusticum del P. Vaniere, Madrid, 1785)
 


Comentarios

  1. Me parece genial, pero yo no la quiero. ¿Y si vuelve a su estado natural?:)

    ResponderEliminar
  2. Ya demiostró Feijoo en su momento que esto de la piedra serpentina era un fraude. Así que tranquilos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, que me dan pánico...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…