Ir al contenido principal

La nota del tiempo

Henry James (1843-1916)

Como es bien sabido en 2016 se celebran los cuatrocientos años de la muerte de dos colosos: Shakespeare y Cervantes. Sin duda van a ser estos dos aniversarios los que van a acaparar la atención en cuanto a efemérides literarias se refiere. Pero ayer, 28 de febrero, se cumplió otro aniversario: el centenario de la muerte del escritor Henry James en su casa del londinense barrio de Chelsea. Aunque seguramente no será tan celebrado como en el caso de los dos autores citados, bien merece el autor de Retrato de una dama ser recordado; y esto es lo que,  modestamente, me propongo hacer en este blog dedicándole una serie de entradas a lo largo de los próximos meses.
Si la memoria no me falla, la primera vez que leí a Henry James fue en un volumen de Obras escogidas, publicado por la editorial Acervo de Barcelona en 1967. Se trataba de una selección (la 1ª, según se anunciaba) de sus cuentos y novelas cortas, traducidos por José María Aroca, y entre los que figuraban: "La conformidad de Crawford", "Owen Wingrove", Daisy Miller", "La nota del tiempo", "El banco de la desolación"... Me sorprendió sobre todo, en aquel momento, "La poesía de los ropajes antiguos", un relato ambientado en Estados Unidos en el siglo XVIII, con una atmósfera a lo Hawthorne, en el que el lector debe esperar al párrafo final para darse cuenta de que acaba de leer un cuento de fantasmas. También me dejó buen sabor de boca "El último de los Valeri", una desasosegante historia de fondo pagano en la que un joven romano descubre una estatua de Venus en el jardín de su casa.
Solo más tarde, cuando me adentré en sus novelas largas, me di cuenta de que muchos de los temas y personajes típicos del universo jamesiano ya estaban esbozados en sus relatos cortos, y que los mecanismos del estilo que caracteriza su obra -en especial sus puntos de vista- son distinguibles desde las primeras obras. Otro aspecto a tener en cuenta es que en todas las historias de James flota un cierto aire o pátina de antigüedad que dota a su obra de un tono característico, muy de su época y, a la vez, fuera de ella. Como una nota del tiempo.

Comentarios

  1. Jorge, es una iniciativa excelente.
    Precisamente esta semana he releído La bestia en la Jungla. Tengo intención de publicar una entrada pronto sobre este magnífico relato.
    Por cierto en la edición que tengo (Laie) encabeza la Introducción esta frase de Graham Greene:
    Henry James, tan solitario en la historia de la novela como Shakespeare en la historia de la poesía

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. "La bestia en la jungla" es un muy buen relato. De Henry James, prefiero, en general,los cuentos y novelas cortas que las novelas largas. Pero, en fin, de esto y otras cosas más, espero hablar en los próximos meses, y me temo que no siempre serán alabanzas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, voy a leer el relato que mencionas. También prefiero las novelas, cuentos... cortos. Bien escritos, ahorro tiempo y quizás lo más importante contenidos que pueden evitar dejar por ejemplo una novela, antes de tiempo.

    Te espero en los próximos meses y tranquilo, si no hay alabanzas, no pasa nada.

    ResponderEliminar
  4. dejar de leer... ¡ay! las prisas:)

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo. Que te sea provechosa su lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…