Ir al contenido principal

La nota del tiempo

Henry James (1843-1916)

Como es bien sabido en 2016 se celebran los cuatrocientos años de la muerte de dos colosos: Shakespeare y Cervantes. Sin duda van a ser estos dos aniversarios los que van a acaparar la atención en cuanto a efemérides literarias se refiere. Pero ayer, 28 de febrero, se cumplió otro aniversario: el centenario de la muerte del escritor Henry James en su casa del londinense barrio de Chelsea. Aunque seguramente no será tan celebrado como en el caso de los dos autores citados, bien merece el autor de Retrato de una dama ser recordado; y esto es lo que,  modestamente, me propongo hacer en este blog dedicándole una serie de entradas a lo largo de los próximos meses.
Si la memoria no me falla, la primera vez que leí a Henry James fue en un volumen de Obras escogidas, publicado por la editorial Acervo de Barcelona en 1967. Se trataba de una selección (la 1ª, según se anunciaba) de sus cuentos y novelas cortas, traducidos por José María Aroca, y entre los que figuraban: "La conformidad de Crawford", "Owen Wingrove", Daisy Miller", "La nota del tiempo", "El banco de la desolación"... Me sorprendió sobre todo, en aquel momento, "La poesía de los ropajes antiguos", un relato ambientado en Estados Unidos en el siglo XVIII, con una atmósfera a lo Hawthorne, en el que el lector debe esperar al párrafo final para darse cuenta de que acaba de leer un cuento de fantasmas. También me dejó buen sabor de boca "El último de los Valeri", una desasosegante historia de fondo pagano en la que un joven romano descubre una estatua de Venus en el jardín de su casa.
Solo más tarde, cuando me adentré en sus novelas largas, me di cuenta de que muchos de los temas y personajes típicos del universo jamesiano ya estaban esbozados en sus relatos cortos, y que los mecanismos del estilo que caracteriza su obra -en especial sus puntos de vista- son distinguibles desde las primeras obras. Otro aspecto a tener en cuenta es que en todas las historias de James flota un cierto aire o pátina de antigüedad que dota a su obra de un tono característico, muy de su época y, a la vez, fuera de ella. Como una nota del tiempo.

Comentarios

  1. Jorge, es una iniciativa excelente.
    Precisamente esta semana he releído La bestia en la Jungla. Tengo intención de publicar una entrada pronto sobre este magnífico relato.
    Por cierto en la edición que tengo (Laie) encabeza la Introducción esta frase de Graham Greene:
    Henry James, tan solitario en la historia de la novela como Shakespeare en la historia de la poesía

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. "La bestia en la jungla" es un muy buen relato. De Henry James, prefiero, en general,los cuentos y novelas cortas que las novelas largas. Pero, en fin, de esto y otras cosas más, espero hablar en los próximos meses, y me temo que no siempre serán alabanzas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jorge, voy a leer el relato que mencionas. También prefiero las novelas, cuentos... cortos. Bien escritos, ahorro tiempo y quizás lo más importante contenidos que pueden evitar dejar por ejemplo una novela, antes de tiempo.

    Te espero en los próximos meses y tranquilo, si no hay alabanzas, no pasa nada.

    ResponderEliminar
  4. dejar de leer... ¡ay! las prisas:)

    ResponderEliminar
  5. De acuerdo. Que te sea provechosa su lectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …