Ir al contenido principal

Harper Lee

Harper Lee (1926-2016)

Ha muerto Harper Lee. Seguramente la historia de la literatura norteamericana le reservará un hueco  preferente por una sola obra: Matar a un ruiseñor (o Matar un ruiseñor, como apareció originalmente en España de la mano de Bruguera). Pero en los corazones de muchísimos lectores, entre los que me cuento, hace tiempo que ocupaba ya un lugar de privilegio entre las lecturas más conmovedoras que hayamos hecho.
En una entrevista concedida a Roy Newquist en 1964, Harper Lee confesaba: "Quiero emplear de la mejor manera que pueda el talento que Dios me ha dado. Abrigo la esperanza de que cada novela que escriba sea mejor y mejor, no peor y peor... Me gustaría dejar constancia del tipo de vida que existió en  un mundo muy pequeño. Espero hacer esto en varias novelas... En otras palabras, todo lo que quiero ser es la Jane Austen del sur de Alabama."
Desgraciadamente, Lee no escribió más novelas, pero le bastó con la primera para dejar constancia de su buen hacer como narradora.   

Comentarios

  1. Creo que para Harper Lee, su humildad, no cabía en el mundo.

    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Me opregunto qué debió pasar para que Lee, que su intención era seguir escribiendo novelas, optase finalmente por el silencio. Un misterio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mi intuición podría en parte responder a tu duda, pero prefiero ser prudente y discreta en este aspecto.
    Sí añado, que precisamente el misterio es la cualidad más delicada de un buen o buena escritora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esto no hace más que aumentar el interés por su única novela (no tengo en cuenta su "precuela", que salió el año pasado.)

    ResponderEliminar
  5. Pues has indagado en mi curiosidad y voy a volver a ver la película. Recuerdo cuando José Luis Garci presentaba este programa que me apasionaba y donde se hablaba de la película basada en dicho libro.

    https://youtu.be/NWCw8S6DhJs

    He visto imágenes de H.L., risueña hasta de mayor.

    En fin, muchas gracias Jorge por revivir con entusiasmo el pasado. Por cierto, ¿Te gustaba Alfred Hitchcock?.


    ResponderEliminar
  6. La película "Matar a un ruiseñor", aun con sus cambios, es una magnífica adaptación de la novela.
    En cuanto a Hitchcock es uno de mis directores preferidos,m y "Vértigo" una de mis películas favoritas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.