Ir al contenido principal

Harper Lee

Harper Lee (1926-2016)

Ha muerto Harper Lee. Seguramente la historia de la literatura norteamericana le reservará un hueco  preferente por una sola obra: Matar a un ruiseñor (o Matar un ruiseñor, como apareció originalmente en España de la mano de Bruguera). Pero en los corazones de muchísimos lectores, entre los que me cuento, hace tiempo que ocupaba ya un lugar de privilegio entre las lecturas más conmovedoras que hayamos hecho.
En una entrevista concedida a Roy Newquist en 1964, Harper Lee confesaba: "Quiero emplear de la mejor manera que pueda el talento que Dios me ha dado. Abrigo la esperanza de que cada novela que escriba sea mejor y mejor, no peor y peor... Me gustaría dejar constancia del tipo de vida que existió en  un mundo muy pequeño. Espero hacer esto en varias novelas... En otras palabras, todo lo que quiero ser es la Jane Austen del sur de Alabama."
Desgraciadamente, Lee no escribió más novelas, pero le bastó con la primera para dejar constancia de su buen hacer como narradora.   

Comentarios

  1. Creo que para Harper Lee, su humildad, no cabía en el mundo.

    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Me opregunto qué debió pasar para que Lee, que su intención era seguir escribiendo novelas, optase finalmente por el silencio. Un misterio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mi intuición podría en parte responder a tu duda, pero prefiero ser prudente y discreta en este aspecto.
    Sí añado, que precisamente el misterio es la cualidad más delicada de un buen o buena escritora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esto no hace más que aumentar el interés por su única novela (no tengo en cuenta su "precuela", que salió el año pasado.)

    ResponderEliminar
  5. Pues has indagado en mi curiosidad y voy a volver a ver la película. Recuerdo cuando José Luis Garci presentaba este programa que me apasionaba y donde se hablaba de la película basada en dicho libro.

    https://youtu.be/NWCw8S6DhJs

    He visto imágenes de H.L., risueña hasta de mayor.

    En fin, muchas gracias Jorge por revivir con entusiasmo el pasado. Por cierto, ¿Te gustaba Alfred Hitchcock?.


    ResponderEliminar
  6. La película "Matar a un ruiseñor", aun con sus cambios, es una magnífica adaptación de la novela.
    En cuanto a Hitchcock es uno de mis directores preferidos,m y "Vértigo" una de mis películas favoritas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…