Ir al contenido principal

Harper Lee

Harper Lee (1926-2016)

Ha muerto Harper Lee. Seguramente la historia de la literatura norteamericana le reservará un hueco  preferente por una sola obra: Matar a un ruiseñor (o Matar un ruiseñor, como apareció originalmente en España de la mano de Bruguera). Pero en los corazones de muchísimos lectores, entre los que me cuento, hace tiempo que ocupaba ya un lugar de privilegio entre las lecturas más conmovedoras que hayamos hecho.
En una entrevista concedida a Roy Newquist en 1964, Harper Lee confesaba: "Quiero emplear de la mejor manera que pueda el talento que Dios me ha dado. Abrigo la esperanza de que cada novela que escriba sea mejor y mejor, no peor y peor... Me gustaría dejar constancia del tipo de vida que existió en  un mundo muy pequeño. Espero hacer esto en varias novelas... En otras palabras, todo lo que quiero ser es la Jane Austen del sur de Alabama."
Desgraciadamente, Lee no escribió más novelas, pero le bastó con la primera para dejar constancia de su buen hacer como narradora.   

Comentarios

  1. Creo que para Harper Lee, su humildad, no cabía en el mundo.

    Gracias Jorge.

    ResponderEliminar
  2. Me opregunto qué debió pasar para que Lee, que su intención era seguir escribiendo novelas, optase finalmente por el silencio. Un misterio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Mi intuición podría en parte responder a tu duda, pero prefiero ser prudente y discreta en este aspecto.
    Sí añado, que precisamente el misterio es la cualidad más delicada de un buen o buena escritora.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Esto no hace más que aumentar el interés por su única novela (no tengo en cuenta su "precuela", que salió el año pasado.)

    ResponderEliminar
  5. Pues has indagado en mi curiosidad y voy a volver a ver la película. Recuerdo cuando José Luis Garci presentaba este programa que me apasionaba y donde se hablaba de la película basada en dicho libro.

    https://youtu.be/NWCw8S6DhJs

    He visto imágenes de H.L., risueña hasta de mayor.

    En fin, muchas gracias Jorge por revivir con entusiasmo el pasado. Por cierto, ¿Te gustaba Alfred Hitchcock?.


    ResponderEliminar
  6. La película "Matar a un ruiseñor", aun con sus cambios, es una magnífica adaptación de la novela.
    En cuanto a Hitchcock es uno de mis directores preferidos,m y "Vértigo" una de mis películas favoritas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.