Ir al contenido principal

Gente de Dublín


En El tenedor de libros (Xordica, 2015), amena y erudita recopilación de artículos del bibliófilo zaragozano José Luis Melero, hay uno dedicado a "Traducciones célebres" en el que se menciona la correspondiente al libro de cuentos Dubliners de James Joyce. El libro del escritor irlandés se publicó en 1914, pero hubo de esperar a 1942 para verlo traducido al castellano en su integridad (los quince cuentos). Fue en la editorial barcelonesa Tartessos, dentro de la colección "Narraciones contemporáneas"·que dirigía el escritor Félix Ros. El libro adopta el título de la edición francesa, Gente de Dublín, y figura como traductor I. Abelló (es decir, Isabel Abelló de Lamarca). Lleva en la sobrecubierta un reclamo que dice "El libro que descubrió al novelista más discutido del mundo".
La versión de Abelló es algo descuidada y con bastantes licencias, pero en general correcta, y casi con seguridad tuvo a la vista la traducción francesa de 1926  Lo más curioso es que el relato titulado "Araby" se presenta como "Una narración de James Joyce". ¿Por qué no se mantuvo el título original?
Por otro lado dice Melero: "El libro es sobrio y elegante y muchos de mis lectores recordarán que en el último de esos relatos, "Los muertos", aquel que llevó al cine John Huston en 1987, se nombra al tenor aragonés Aramburo, nacido en Erla en 1840, que desarrolló una brillante carrera internacional y sobre el que escribió en 1998 una pequeña monografía Vicente García de la Puerta."

Antonio Aramburo (1840-1912)
En efecto, en el citado relato el señor Browne, invitado a la cena de Navidad de las señoritas Kate y Julia Morkin, recuerda con nostalgia las antiguas compañías italianas de ópera que solían visitar la capital irlandesa: "Tietjens, Ilma de Murzka, Campanini, el gran Trebelli, Giuglini, Ravelli, Aramburo. Esos eran días -sentenció- en que se podía oir algo que se pareciera al canto en Dublín." Antonio Aramburo fue uno de los más célebres tenores de la época, rival de Gayarre, Tamberlink o Tamagno. Cuando Joyce nació estaba en la cima de su carrera.

Comentarios

  1. Qué lejos queda ese mundo. No está nada mal ser recordado en un relato ¡y de qué autor!
    Voy a ver si encuentro alguna grabación restaurada de Antonio Aramburu.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jorge, por este viaje al «universo Joyce». Al fin, "Dublineses", en palabras del autor, no es más que un capítulo de la historia moral de Irlanda (casi nada). F.Fonseca

    ResponderEliminar
  3. Amaltea: creo que hay algun registro antiguo de Aramburo. Prueba en Youtube

    ResponderEliminar
  4. Fernando: El univero Joyce da para mucho. Y "lo muertos" es uno de mis relatos preferidos. No me canso de lerlo, y siempre encuentras algo nuevo en él.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.