Ir al contenido principal

Eco

Con Umberto Eco, en el Hotel de la Reconquista de Oviedo 
(27 de octubre de 2000)

Otro fallecimiento, esta vez el de Umberto Eco, pone de nuevo de luto al mundo de la literatura. Eco ya era un ensayista famoso cuando se decidió a escribir novela. El nombre de la rosa se convirtió en todo un fenómeno literario, renovó la novela histórica con su mezcla de erudición, misterio y aventura y se hizo aún más famoso y conocido. Luego escribiría otras novelas en la misma línea, pero sin alcanzar, en mi opinión, la frescura y la sabia combinación de la primera.
En octubre de 2000, con motivo de la venida a Oviedo de Umberto Eco para recibir el Premio "Príncipe de Asturias" de Comunicación y Humanidades, y gracias a la intermediación de Melchor Fernández Díaz, ex director del diario La Nueva España, tuve ocasión de conocerle personalmente, mostrar mi admiración por su obra y entregarle un ejemplar de Gabinete de Ciencias Asturales (1981), que había escrito con Juan Luis Martínez Álvarez, y en el que se incluía un relato titulado "El péndulo de Foucault", idéntico al de la segunda novela de Eco. Fue un encuentro breve, pero muy agradable, que siempre recordaré.

Comentarios

  1. A medida que pasan los años (los nuestros), el luto se hace permanente. Suerte que siempre queda la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Enric: Se van las personas, pero quedan sus libros.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente solo el leído de él "El nombre de la rosa", libro que aún conservo. Y esto dice mucho de una lectora.
    Lo escuché en las noticias.

    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. Leíste lo más reprersentativo de Eco en cuanto a novela.

    ResponderEliminar
  5. Dons no ho sabia Jordi que havies estat amb Umberto Eco, es un bon record a part dels seus llibres,

    ResponderEliminar
  6. Va ser una oportunitat única que s'em va presentar, i de les que no es poden deixar perdre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

El Centauro

Maurice de Guérin, nacido en 1810 en el castillo albigense de Caylar, en Andillac, y muerto en el mismo lugar poco antes de cumplir los veintinueve años, es uno de los más exquisitos poetas románticos franceses. Su obra, póstuma, es tan breve como corta fue su vida. Jules de Goncourt dijo que entre los poetas modernos solo Maurice de Guérin hizo el hallazgo de una lengua para hablar de los tiempos antiguos. También fue elogiado, entre otros, por Sainte-Beuve, Remy de Gourmont, Rilke y Mauriac.
En julio de 1954 se publicó en Albi (Tarn), en la Imprimerie Coopérative du Sud-Ouest, un librito de 44 páginas, en octavo, con su poema en prosa más celebrado, "Le Centaure", en el que un viejo compañero de Quirón, llamado Macareo, expone al adivino Melampo sus pensamientos sobre el paso del tiempo y evoca con nostalgia su vigorosa juventud. El poema fue dado a conocer por George Sand en 1840 en la Revue des Deux Mondes. 
La edición incluye, además del texto original, la traducción …

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…