Ir al contenido principal

Eco

Con Umberto Eco, en el Hotel de la Reconquista de Oviedo 
(27 de octubre de 2000)

Otro fallecimiento, esta vez el de Umberto Eco, pone de nuevo de luto al mundo de la literatura. Eco ya era un ensayista famoso cuando se decidió a escribir novela. El nombre de la rosa se convirtió en todo un fenómeno literario, renovó la novela histórica con su mezcla de erudición, misterio y aventura y se hizo aún más famoso y conocido. Luego escribiría otras novelas en la misma línea, pero sin alcanzar, en mi opinión, la frescura y la sabia combinación de la primera.
En octubre de 2000, con motivo de la venida a Oviedo de Umberto Eco para recibir el Premio "Príncipe de Asturias" de Comunicación y Humanidades, y gracias a la intermediación de Melchor Fernández Díaz, ex director del diario La Nueva España, tuve ocasión de conocerle personalmente, mostrar mi admiración por su obra y entregarle un ejemplar de Gabinete de Ciencias Asturales (1981), que había escrito con Juan Luis Martínez Álvarez, y en el que se incluía un relato titulado "El péndulo de Foucault", idéntico al de la segunda novela de Eco. Fue un encuentro breve, pero muy agradable, que siempre recordaré.

Comentarios

  1. A medida que pasan los años (los nuestros), el luto se hace permanente. Suerte que siempre queda la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Enric: Se van las personas, pero quedan sus libros.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente solo el leído de él "El nombre de la rosa", libro que aún conservo. Y esto dice mucho de una lectora.
    Lo escuché en las noticias.

    Gracias Jorge

    ResponderEliminar
  4. Leíste lo más reprersentativo de Eco en cuanto a novela.

    ResponderEliminar
  5. Dons no ho sabia Jordi que havies estat amb Umberto Eco, es un bon record a part dels seus llibres,

    ResponderEliminar
  6. Va ser una oportunitat única que s'em va presentar, i de les que no es poden deixar perdre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).