Ir al contenido principal

HImalayas del alma (2)

Rabindranath Tagore (1861-1941)

La carta de Mascaró a Calvet iba a compañada de una copia en inglés de la carta que Rabindranath Tagore le había enviado a Mascaró, con su correspondiente traducción al castellano. La carta de Tagore, fechada el 22 de septiembre de 1938, en "Uttarayan", Santiniketan, Bengala,  dice así:

     He visto con demasiada frecuencia Upanishads traducidos al inglés por eruditos que son filólogos y a quienes se les escapa la alegría de la visión directa de la verdad expresada en el texto original. Por otra parte, en nuestro propio país, han aparecido en estos últimos tiempos sofisticados interpretes que con erudita insensibilidad no tuvieron escrúpulos en atormentar las palabras de nuestros antiguos poeta-profetas para encajonarlas de acuerdo con los modelos metafísicos de su lógica particular. Robaron de esta manera la voz de palabras llenas de vida, y robaron la luz de las visiones luminosas. Los pensamientos de nuestros sabios eran sencillos, como los de un niño, a pesar de su sublime sabiduría; pero los pensamientos de aquellos que los metieron en una jaula y les cortaron las alas de contradicciones que daban prueba de su valor de vida, eran pensamientos viejos, la delicadeza de su toque espiritual se endureció con callosidades de tradición.
     Estas son las razones porque le estoy tan agradecido por su traducción que por fortuna no es del todo literal y por lo tanto se acerca más a la verdad, y que ha sido trabajada con el verdadero espíritu y hecha en un lenguaje artístico que ha recogido de aquellas palabras grandes la voz íntima que se va más allá de las fronteras de la palabra.
     Lo que me gusta sobre todo en su libro es la manera como ha traducido Vd. aquellas partes del texto que son supra-racionales y vaporosas, murmullos de un niño maravilloso, unidos a las alturas más asombrosas de intuición espiritual a que jamás haya llegado el pensamiento humano. Dan la impresión de un grupo de islas que han surgido de las profundidades de un mar prehistórico, debido a un trastorno de la geología primitiva de la tierra. Lo que Vd. ha dejado de traducir también demuestra su buen juicio, porque hay vastas regiones en estos escritos, especialmente en los Upanishads más extensos como el Chandogya, que son simbólicas, y cuyo sentido místico no se puede entender sin saber el ambiente de la vida y costumbres de aquellos tiempos. Como esto no nos es hoy posible, las hemos de abandomnar con un suspiro.
     Atentamente,
     Rabindranath Tagore

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…