Ir al contenido principal

Hombre pez

Thomas Love Peacok (1785-1866)

Thomas Love Peacock es un autor excéntrico dentro del panorama literario inglés. Es autor de un conjunto de novelas muy personales, de carácter satírico y humorístico, en las que por lo general un personaje recibe en su residencia o castillo a una serie de invitados, representativos de diferentes ideas y actitudes, con los que habla y entabla relaciones de diverso cariz. Entre estas novelas "conversacionales" destaca Nightmare Abbey, publicada en 1818, donde satiriza el movimiento romántico y a escritores como Coleridge, Byron o Shelley (de quien, por cierto, Peacock fue amigo en su juventud).
En el capítulo VII de Abadía Pesadilla aparece un visitante, Mr. Asterias, un ictiólogo y coleccionista de todo tipo de especímenes marinos. En un momento determinado, y en auxilio de la existencia de sirenas y tritones, Asterias cita al P. Benito Jerónimo Feijoo: "El ilustre Don Feijoo ha conservado una auténtica y bien atestiguada historia de un joven español, llamado Francisco de la Vega, quien, bañándose con alguno de sus amigos en junio de 1674, de repente se sumergió en el mar y no volvió a salir. Sus amigos pensaron que se había ahogado... Cinco años más tarde, cerca de Cádiz, unos pescadores encontraron en sus redes un tritón u hombre marino..."


En efecto, este curioso caso lo trata Feijoo en su Teatro Crítico Universal, tomo sexto, discurso octavo: "Examen filosófico de un peregrino suceso de estos tiempos", precisando que Francisco de la Vega era natural de un lugar llamado Liérganes, próximo a Santander. Tan famoso llegó a ser este legendario hombre pez, que en la actualidad dispone de una estatua en su pueblo.   

Comentarios

  1. No se puede desperdiciar oportunidad de leer otro autor satírico británico -hay tantos y tan buenos-.
    Felicidades por la presentación, acabo de ver tu nota más abajo. Si viviera en Gijón -qué pena estar tan lejos- habría asistido. Seguro que fue la mar de entretenida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Peacock es uno de estos autores británicos que hacen la literatura más gozosa sin ser grandes genios de la misma.
    En cuanto a la presentación, puedo avanzar que pronto habrá presentación de"Miolinos..." en Barcelona. Ya avisaré más adelante. .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Muntañola

La noche es un árbol turbio que se enrreda en el árbol, es antracita antigua quemando la luz, es la piel más arcana del aire. El árbol lo sabe. Él bebe la noche.

(Esther Muntañola, Árbol. Ediciones Tigre de Papel, 2018).

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

De Anaïs Nin a Nicolás Guillén, con un interludio musical.

En los diarios tempranos de Anaïs Nin, escritos en los años veinte, el apellido Madriguera aparece en varias ocasiones. Paquita y Enric Madriguera eran dos hermanos catalanes, músicos precoces y amigos del compositor hispanocubano Joaquín Nin Castellanos, padre de Anaïs y de Joaquín Nin-Culmell, compositor como su padre. Ambos se alojaron en varias ocasiones en casa de Anaïs. Paquita fue una reconocida pianista, que más tarde se casaría con el guitarrista Andrés Segovia. Enric era violinista y tras empezar una prometedora carrera como intérprete clásico, al llegar Estados Unidos se pasó a la música moderna con gran éxito. Al frente de su banda se hizo famoso como compositor de canciones y bailables de ritmos latinoamericanos, compitiendo en este ámbito con su compatriota Xavier Cugat. El figuerense había empezado su carrera profesional en La Habana, donde se había criado y formado también como violinista.
Una de las canciones más recordadas de Enric Madriguera es "Adiós", co…