Ir al contenido principal

Hombre pez

Thomas Love Peacok (1785-1866)

Thomas Love Peacock es un autor excéntrico dentro del panorama literario inglés. Es autor de un conjunto de novelas muy personales, de carácter satírico y humorístico, en las que por lo general un personaje recibe en su residencia o castillo a una serie de invitados, representativos de diferentes ideas y actitudes, con los que habla y entabla relaciones de diverso cariz. Entre estas novelas "conversacionales" destaca Nightmare Abbey, publicada en 1818, donde satiriza el movimiento romántico y a escritores como Coleridge, Byron o Shelley (de quien, por cierto, Peacock fue amigo en su juventud).
En el capítulo VII de Abadía Pesadilla aparece un visitante, Mr. Asterias, un ictiólogo y coleccionista de todo tipo de especímenes marinos. En un momento determinado, y en auxilio de la existencia de sirenas y tritones, Asterias cita al P. Benito Jerónimo Feijoo: "El ilustre Don Feijoo ha conservado una auténtica y bien atestiguada historia de un joven español, llamado Francisco de la Vega, quien, bañándose con alguno de sus amigos en junio de 1674, de repente se sumergió en el mar y no volvió a salir. Sus amigos pensaron que se había ahogado... Cinco años más tarde, cerca de Cádiz, unos pescadores encontraron en sus redes un tritón u hombre marino..."


En efecto, este curioso caso lo trata Feijoo en su Teatro Crítico Universal, tomo sexto, discurso octavo: "Examen filosófico de un peregrino suceso de estos tiempos", precisando que Francisco de la Vega era natural de un lugar llamado Liérganes, próximo a Santander. Tan famoso llegó a ser este legendario hombre pez, que en la actualidad dispone de una estatua en su pueblo.   

Comentarios

  1. No se puede desperdiciar oportunidad de leer otro autor satírico británico -hay tantos y tan buenos-.
    Felicidades por la presentación, acabo de ver tu nota más abajo. Si viviera en Gijón -qué pena estar tan lejos- habría asistido. Seguro que fue la mar de entretenida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Peacock es uno de estos autores británicos que hacen la literatura más gozosa sin ser grandes genios de la misma.
    En cuanto a la presentación, puedo avanzar que pronto habrá presentación de"Miolinos..." en Barcelona. Ya avisaré más adelante. .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…